30 enero 2017

Veinte años no es nada

Dentro de relativamente poco tiempo se cumplen veinte años desde que terminé el bachillerato. Te cagas. Si alguna vez me habéis visto como una chavalita jovial y pizpireta, dejémoslo en mujer pizpireta desde ya. 

Veinte. Veinte añazos en los que no sé qué narices he hecho con mi vida, si os soy sincera. 
Mis amigos de toda la vida, que son el grupito de frikis con los que me refugié durante mis años escolares, ya están hablando de que habrá una comida de antiguos alumnos en el colegio y que nos reuniremos todos. Que además irán los profesores y las monjas, y a mí me ha entrado un miedo horrible. No sé si calificarlo como miedo o angustia o preocupación... pero la cuestión es que no me apetece absolutamente nada acudir a tal evento.

Seguramente pensaréis que es porque me aterra llegar allí con mis taitantos añazos y sin novio ni expectativas de marido, sin casa propia donde caerme muerta, sin hijos, con un trabajo que me encanta pero que no me permite vivir más o menos bien sin andar agobiada cada mes, sin ahorros, pesando alrededor de 20kg más que en COU. Con un gato gordo como compañero de vida. Y sí, habéis acertado. Entre permitir que una panda de pijos imbéciles me juzgue o ser mordida por una cobra, tiro para cobra.

Pero si os digo la verdad, el verdadero motivo por el que no quiero ir a esa reunión del averno no es para evitar que se rían de mí, (hace tiempo que estoy curtida ante determinadas palabras); es porque yo no tengo nada que demostrarle a una panda de gente que me hizo la vida imposible durante 13 años. Gente que me tiraba piedras, que me insultaba, que me encerraba en los baños del colegio, que se burlaba de mí y me ponía motes -marciana, Beacop, Dumba, fea, no te toco ni con un palo-, que me hacía llorar por las noches pensando en lo que pasaría al día siguiente cuando tuviese que saltar al potro y me cayese. Gente que jamás me dio una oportunidad tan sólo por ser diferente, por mucho que yo me esforzara por encajar. Gente que me creó un complejo de inferioridad que aún arrastro cuando las cosas se ponen mal.

No siento ningún tipo de aprecio por el 95% de las caras que aparecen en mi orla de COU. Ni siquiera recuerdo sus nombres, y me parece mucho mejor así. Aquí en confianza os diré que en tardes tristes como ésta a veces me da por pensar que sigo en aquel colegio y que por eso no levanto cabeza.

Y no. No quiero pensar en ellos ni regalarles un minuto más de mi existencia porque encima la vida me restriega una y otra vez que no es verdad eso del karma, y no lo soporto. No importa si has sido un hijo de puta en el pasado si te lo montas bien. La mayoría de esas personas que me metía arañas en la mochila sabiendo que sufro aracnofobia ahora son doctores, abogados, empresarios, policías, propietarios de un pisazo en la urbanización de mis padres o similares. Tienen familias preciosas y vacaciones en agosto, y van a las reuniones de padres del colegio de sus hijos para defenderles cuando otros niños se meten con ellos. 

No, llamadme cobarde si queréis pero no quiero sentarme a comer a su lado, porque ellos probablemente no recuerden todo lo que yo sigo teniendo aquí dentro, muy bien guardadito. Admitámoslo: eso de comprarme un vestidazo  y unos tacones para la ocasión, ir a la pelu, contratar un gigoló buenorro para que me acompañe y llegar allí en plan triunfadora de la vida y que todo me salga genial sólo pasa en las pelis. La cruda realidad es que, si voy, serán muy amables conmigo y me dirán que qué guapa estoy y que qué hago para parecer tan joven, que claro, eso es porque no he sido madre.  Y yo sentiré como una mierda y me iré haciendo más y más pequeñita a cada segundo hasta desaparecer en alguna mota de polvo bajo el mantel.

Yo no necesito reunirme con nadie. Lo mejor de mis años de colegio son mis amigos los frikis, y a esos los he tenido siempre cerca desde entonces. 
Los demás, que coman todos juntos en los jardines del cole y beban vino y brinden por los viejos tiempos. Yo brindaré con un vodka, desde el bar, por los nuevos.


34 comentarios:

  1. Yo jamás he vuelto a reunirme con mis ex-compañeros de escuela. No me tiraban piedras, para ellos, simplemente, no existía. Como si mi silla estuviese vacía durante todo el curso (y por eso tantas veces voy como gritando eso de Ehhhh que estoy aquíiiiii)

    Ir o no ir depende exclusivamente de ti... que yo sepa nadie obliga a participar en estas falsedades.

    Y, por último... ¿has visto Carrie? No ocurre en una cena de aniversario, pero sí en uno de esos bailes que tanto gustan en las pelis de adolescentes

    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto Carrie, y no te creas que no me gustaría xDDDD

      Eliminar
  2. Mi experiencia en el cole es la contraria, fui una niña y adolescente feliz con su grupo de amigas en una clase en la que todas se llevaban razonablemente bien.

    Y habiendo disfrutado como lo hice esos 14 años, me parece tremendamente injusto e injustificable que otros niños, como tú, no hayáis podido disfrutar eso por culpa de dos o tres malos y un montón que les seguían la corriente. No tienes que demostrarles nada, pero es normal que no vayas porque no son nada tuyo, y lo poco que tienes en común no te trae buenos recuerdos...

    Besos apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuviste muy buena suerte. Yo, al final, haciendo balance creo que también la tuve. Porque conocí a los que hoy son mis mejores amigos y eso ya me compensa todo :)
      UN besazo pa ti, mi reina del glamour.

      Eliminar
  3. Con gente así no vale la pena reunirse. Que sus vidas de apariencia fantástica y maravillosa serán, muchas veces, una kk. Seguro que la tuya es mil veces mejor, simplemente porque la tuya es REAL y maravillosa a su modo.
    ¡Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posí. Mi vida me gusta, pa qué lo vamos a negar :) MUAKS! GUAPA!

      Eliminar
  4. Te leo cada vez que escribes pero no comento, así que vergüenza me debería dar, pero este tema me llega mucho, por que pase mis dos últimos años de egb, lo que era séptimo y octavo, por un calvario gracias a mis compañeros. Menos mal que de ahí ya pase al instituto, conocí gente nueva y los perdí de vista.
    Hace un par de años hicieron una comida de reencuentro y decidí no ir, no creo que nadie me echase en falta, pero tenía claro que no necesitaba ver esa gente que me j... los últimos años de infancia y volver a revivir esos malos recuerdos.
    Perdona la parrafada, conclusión, que les zurzan, ahí solo va a haber chapa y pintura brillante sobre una base oxidada. Ya encontraste tus buenos amigos, esos no llegan ni a conocidos y no merecen tu tiempo, que tu vales mucho!
    Abrazo muy fuerte


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada que perdonar, muchísimas gracias por salir de las sombras para comentar :) Siento que lo pasaras mal, aunque me alegro de que durase poco.
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Al: Que bien estas ¿como lo haces? La respuesta es fácil: Dejé de juntarme con gilipollas.

    Siento que lo pasara tan mal. Mi vida cambio cuando me pasé a nocturno. Sigo juntandome con la misma gente. Los pijos e imbéciles estaban en diurno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj mancantao la respuesta, me la apunto ;)

      Eliminar
  6. Yo estaba en la misma situación que tú y no tuve ninguna duda en asistir a la cena. Pensé que a estas alturas no iba a afectarme ver en qué posición o estado se encontraban esas personas y además, no me parecía justo juzgarlos por sus actos de infancia y adolescencia. Creo que las personas tenemos derecho a cambiar y me parece terrible etiquetarlos por lo que sucedió hace 20 años.

    En el perdón está la paz y la liberación. Cuando uno perdona sinceramente a las personas que le han jojdido, se libera de los efectos dañinos de sus actos y consigue vivir más tranquila.

    No hace falta que te compres un modelazo ni vayas a la peluquería ni que alquiles a un boy, si esa no eres tú. Yo iría tal como soy. No hace falta demostrar nada, tan solo mostrarse como uno es y dejar que la noche fluya.

    Ya nos contarás!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si es una gente a la que nunca has importado ni te importa ¿para qué ir? Te puedes llevar una sorpresa agradable, pero...

      Eliminar
    2. A veces es curioso ver las motivaciones que tenían esas personas para hacer lo que hacían. En mi caso, la niña más cabrona de todas tiene ahora graves problemas psicológicos que quedaron bien patentes en la cena.

      A mi me ayuda a reconciliarme con mi pasado y a comprender algunas cosas.

      Pero oye, que no hace ninguna falta que vaya si no le apetece... :)

      Eliminar
    3. Como bien dicen ahí arriba, yo no pongo en duda que la gente cambie y que muchos sean ahora maravillosísimas personas, pero no tengo ninguna necesidad de tenerlos en mi vida actual. Yo les he perdonado, no les deseo ningún mal, pero lejos.
      Muchas gracias a ambos por comentar :)

      Eliminar
  7. Yo también he pensado en Carrie... y me sabe mal que te putearan así, qué cabrones.

    En mi caso, nos reunimos hace diez años, y hace dos meses lo hicimos de nuevo. Esta vez, con grupo de whatsapp, que seguimos teniendo super activo todos los días. Y ya estamos esperando la siguiente comida para vernos otra vez.

    Pero mi grupo (sólo niñas) éramos bastante buenecitas y teníamos y mantenemos un buen rollo fuera de lo común. Dejamos de vernos en 8º, ya hace más de 30 años, y cada mañana tengo una sonrisa en la cara al ver los mensajitos.

    Eso de no ir al evento, me da un poco de sensación de "inacabado". A mí me gustaría que lo del karma fuera real, de veras que sí. Que pudieras ser invisible y pasearte entre la gente poniendo laxante en las bebidas. Pero muchoooo mucho. Y luego cerrar la puerta con un candado por fuera.

    Jo, qué historia para una peli gore...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, lo del laxante es muy chungo, me encanta xDDDDD
      Me alegro millones de que tu infancia molase tanto :)

      Eliminar
  8. Uf te entiendo pero es difícil. He estado en tu situación un par de veces: la primera vez fui, a la segunda, y visto el percal, decliné amablemente. La verdad es que juntarse después de 20 años con gente con la que no conectaste cuando los tenías en tu día a día es absurdo, la conversación dura poco, aparte de tener 0 interés, los que fueron amigos en el colegio, continúan siéndolo, el resto no pasan de ser seres con los que compartí oxígeno y poco más. Por otro lado, me jode cuando dices que ellos tienen el poder de hacerte sentir pequeñita ... joder, porqué???? porqué somos así los seres humanos, porqué les damos todo ese poder a otras personas??? no creo que debas sentirte pequeña, ni delante de ellos con sus vidas "aparentemente" rutilantes (no te creas nada nunca), ni delante de NADIE!!! que valemos mucho, coñoyá. Hala a la mierda y entona un OLE YO como una casa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que no debería darles ese poder, pero es irracional y muy difícil de controlar. Por eso paso de ir, porque así no hay ningún problema :)

      Muchas gracias :*****

      Eliminar
  9. Te leo en la sombra, pero creo que nunca te he comentado... Siempre hay una primera vez dicen, ¿no?

    Yo pienso que si hay gente con la que no tienes contacto desde hace 20 años, por algo es. Así que me parece genial tu decisión de no ir; y me quedo con la última frase de tu post : Los demás, que coman todos juntos en los jardines del cole y beban vino y brinden por los viejos tiempos. Yo brindaré con un vodka, desde el bar, por los nuevos.

    La secundo.

    Yo la verdad no suelo pensar mucho en mis años de colegio y de instituto. Hasta 8º de EGB estuve en un colegio y luego pasamos al instituto a hacer BUP y COU. Recientemente he retomado un poco de contacto con algunas amigas cole vía grupito whatsapp, pero no hemos pasado de ahí.
    No me apetecería nada de nada una gran reunión al estilo americano; nada de nada. Y no lo pasé especialmente mal; de niña tenía más propensión a pasar de todo, y en el instituto pasé sin pena ni gloria socialmente. Y me da muchísima rabia saber que hay gente que lo pasó tan mal como tú cuentas, que crueles podemos llegar a ser, incluso de más pequeños... ayyyyyyyyyy

    Ups, perdón por el rollo...

    Un besín, y te sigo leyendo.... Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja otra lectora en la sombra que sale a la luz :D Muchísimas gracias.

      Y es que es así: si en 20 años esa gente no me ha aportado nada, y mucho menos nada positivo, no sé por qué tendría que volver a traerlos a mi vida actual. Que les vaya bonito, pero yo también paso de esas reuniones ;)

      UN besazo y encantada de que me hayas dedicado unos minutos para comentar ^_^

      Eliminar
  10. "...y van a las reuniones de padres del colegio de sus hijos para defenderles cuando otros niños se meten con ellos."
    Amiga, esa frase es magistral. Este artículo deberían leerlo más de cuatro.
    Brindo contigo por lo bueno que está por venir.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues brindo yo también, que soy una facilona xDDDD
      MUAKS! Gracias por comentar

      Eliminar
  11. Yo no guardo amigos del instituto... Nunca los tuve. Lo que si tuve que hacer es un buen tratamiento de psicoterapia hace ya unos años. Y oye, ni tan mal!

    Eso si: puto karma >_<.

    ResponderEliminar

  12. - Veinte años no son nada, o son muchos, Manolo?
    - Oye pues no sé Sophie, depende de para qué.
    - Jajaja pues ahora te mojas y me lo aclaras, venga.
    - Pues verás, el otro día iba yo con mi un amigo paseando, y de pronto ví borracha perdía a mi ex, a lo cual se lo digo a mi colega: oye macho, fíjate, aquella que va dándose tumbos de un lado para otro, resulta que es mi ex de hace veinte años. A lo cual mi amigo me dijo: joder que tía, y hoy en día sigue celebrándolo...

    Obviamente, mi colega se llevó una buena colleja y nos reímos un rato. Pues depende de para qué, según lo que guardes en tu corazón de esos veinte años.

    - A ver, aclárame eso, que a mí me gustan las cositas cla-ri-tas, que ya me estás enrollando como siempre.
    - Nah, no me metas en estos berenjenales, que en esto siempre hay una de cal y otra de arena!
    - Anda ! No sabía que eras de los que se echa para atrás, venga valiente!
    - Pues, verás. En nuestra vida aparecen y desaparecen gente y oportunidades. Algunos los podemos elegir, y otros no. Y siempre tomamos decisiones.
    - Como tu hermano, esa perlita te ha tocado de regalo !
    - Ea, eso mismo. Para valorar veinte años, hay que tener en cuenta la actitud ante la vida en ese tiempo, aun cuando se nos presenten situaciones buenas o no tan buenas. Hay gente que consigue sus metas más fácilmente, y otros menos fácilmente. Valorar si veinte años son muchos o pocos, pues depende de cuales son tus metas. En la vida hay que fijarse metas, cuanto más metas, mejor.

    (Se hace el silencio)

    (Cri, cri, cri .....)

    - Te doy una segunda oportunidad de que te expliques mejor, venga. Hoy estoy magnánima.
    - Si es que tengo un tesoro contigo ! Fácil: cuales son tus metas? Tener un mejor trabajo? Tener a Brad Pitt de pareja? Yo acuerdo desde hoy que si Brad Pitt te propone matrimonio, yo te dejo que le busques a condición de que me dejes hacer lo mismo con Scarlett Johhanson ! - Otro objetivo: Ser madre de 3 criaturas? Tener un cuerpo 11, porque 10 a mi parecer ya lo tienes ?
    - Qué pelota eres !!! Sí, claro que tengo metas, pero realmente, si lo pienso, a día de hoy no he conseguido muchas de las que hace veinte años me fijé, o pienso a día de hoy que podría haber conseguido más, y veo que hay gente que conocí en el mi pasado, hace veinte tacos, que seguro que lo ha conseguido. Y encima son gente que además se portaba mal conmigo, y creo que la vida no es justa en ese sentido. Y eso en cierta manera, me hace sentir mal conmigo misma.
    - Ahhhhh... el tiempo. Bueno, pregúntate lo siguiente: qué te hace pensar que no puedes conseguir más en la vida? Un poco de actitud positiva, que eres un diamante en bruto ! Tienes lo más valioso en esta vida: tiempo y actitud. Es fácil? Probablemente no, nadie dijo que lo fuese.

    Además, no olvides que todo tiene dos puntos de vista: hay quienes desean tener hijos, y otros que desean tener el cuerpo de una que no ha dado a luz. Hay quienes se frustran por no trabajar en lo que les gusta, y otros que desean ganar más simplemente porque ya hacen lo que les gusta. Hay quienes trabajan 10 horas al día y dejan de lado otras cosas importantes, porque viven por y para su trabajo, y otros que encuentran el equilibrio. Hay gente que vive por y para el postureo, y hay gente auténtica y con fuerza interior. Hay quienes viven con pasión sus aficiones, sean las que sean, y otros que son gente insulsa, gris. Hay quienes añoran ser queridos por los demás, y hay gente que siente que siempre hay gente ahí que le valora por quien es.

    Sea como fuese, no olvides que el valor de los veinte años está en lo que te han enriquecido, y te han hecho como eres, con tus virtudes y tus defectos. Y cómete los próximos veinte, y a la gente del pasado que no te aporte nada, que les den !

    Por cierto, qué concepto tiene de tí la gente que te quiere, y qué tipo de persona eres?

    - Sí, ya veo por dónde vas .... Pues lo de Brad Pitt a cambio de Scarlett tomo nota, eh?
    Trato hecho !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja!!!

      Estoy segura que muchas de esas personas pensarán "qué suerte tiene Bea... sin dos churumbeles como yo y pudiendo hacer lo que quiera", o "qué suerte tiene Bea, trabaja de lo que le gusta y yo aquí muriéndome de asco en el banco"...

      El éxito es algo muy relativo.

      Eliminar
    2. Este anónimo intenta quitarme el protagonismo con estos comentarios tan currados, claramente xDDDD

      Qué te puedo decir. Gracias :*

      Eliminar
  13. Yo soy otra de las que no comenta nunca, pero este tema me toca la fibra ultrasensible y he tenido que comentar...

    Yo lo pasé de p*ta pena en el colegio y aún hoy arrastro consecuencias, no iría ni de coña a una de esas reuniones, y me sabe tan mal como a ti que no exista el karma.

    Pero en realidad lo único que quería decirte es que no sé si será cierto que esas personas tengan lo socialmente reconocido como éxito, pero sí que si tener éxito en la vida es molar como persona, difícilmente estarán más arriba que tú.

    Un abrazo a tu yo adolescente ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo encantada de que este post te haya hecho comentar, aunque sea un tema tan triste :P
      Y tienes razón: el éxito es muy relativo, y es diferente para cada persona. Para mí tener éxito es tener paz y estabilidad, y desgraciadamente es algo que aún no he conseguido, pero estoy trabajando en ello :)
      MUAKS!

      Eliminar
  14. Hija, siempre que hablamos cualquiera de las dos de este tema nos tocamos la fibra mutuamente. Yo TE ENTIENDO. Cuando hace años se habló de hacer una reunión por los X años de haber salido (no recuerdo si 10 o 15, tanto da) pensé y sentí lo mismo que tú. Que no quería enfrentarme a esos memos sean o no trinfadores porque no me sale de las narices ponerles buena cara cuando me apetece cagarme en sus muertos, por ejemplo. Así que no fui. No acepto sus solicitudes de amistad en facebook. No les saludo por la calle. Mi vida, aquella vida, acabó en junio del 97, cuando terminé 8º y dije, que os den por el culo. Y no quiero mirar atrás, no me da la gana de que existan para mí. Así que ni vestidazo ni hostias, puerta en las narices y no vayas. No tienes necesidad de pasarlo mal a lo tonto. Quédate en tu casa con tu gato gordo o sal con tus amigos y tan ricamente.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me iré al bar, que es lo mío. Ay, qué bonica ereh y cómo me entiendes :) MUAS! Haré como tú, paso de aceptar a nadie en feisbu y por la calle no saludo. Total, me excuso en la miopía y ya xDDD

      Eliminar
  15. Amén, hermana.
    Tienes más razón que un santo

    ResponderEliminar
  16. Pues celebro que no vayas. Yo tampoco fuI. Están perdonados. Muy perdonados. Pero no olvidados. No olvidaré lo imposible que me hicieron la vida, planteándome que quizás fuese yo el problema. Muchas tardes llorando sin saber qué estaba mal. A día de hoy me sigue ocurriendo en muchas ocasiones. Pero hoy celebro ser diferente o no encajar. No cambio ninguna de mis diferencias por formar parte de una masa inerte que sigue modas y una vida sin sentido. Hoy celebro ser sensible, llorona y miro con orgullo mi colección de libros conseguida con todo el dinero ahorrado por no estar invitada a sus fiestas.
    Como recomendación muy personal te diría que hicieses voluntariado. Que ayudes a otros a superar lo que a ti tanto te costó. Ha sido mi mejor manera de reconciliarme con el pasado y conmigo misma. Un abrazo!

    ResponderEliminar