28 junio 2016

Santa Ana.


Un olor, una ráfaga de brisa fresca que me revuelve el flequillo mientras contemplo la costa cualquier noche de verano desde un balcón. Una canción que me resulta familiar y que me remueve algo por dentro. Un escalofrío que me recorre la espina dorsal y me eriza la piel. Un flash que de pronto se me instala en el córtex, burlón, creando recuerdos (¿falsos?) y haciéndome sonreír como si aquello que de pronto estoy viviendo -sintiendo- tan sólo fuese el reflejo de otra vida anterior.
En esos instantes en los que me pierdo entre realidades y el sentido de mi existencia se me antoja un poco más fascinante y misterioso, me gusta inspirar profundamente y dejarme llevar.  A veces la sensación dura unos minutos antes de volver a lo mundano, al olor a humo y asfalto; otras, sólo un par de segundos. Pero me gusta disfrutarla mientras dura la magia: una vez, en alguna otra dimensión paralela, en este preciso lugar en el que mis rizos bailotean con el viento... fui feliz.

O quizá no sean reminiscencias de emociones pasadas, sino vientos que presagian la felicidad que está por llegar.

10 comentarios:

  1. lunasyhormigas6/28/2016 8:26 p. m.

    Me ha encantado, qué manera más bonita de escribir, :).

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. jajaja nooooo yo soy más de vientos cálidos y terrales :P

      Eliminar
  3. Brindemos por esos viajes a universos paralelos

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada. Las buenas sensaciones seguro que te traen buenos tiempos, dicen que todo se retroalimenta, en plan karma o yo qué sé. El verano acaba de empezar, así que sí, seguro, lo mejor está por llegar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Esos momentos son inolvidables.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Proust se está comiendo una magdalena remojada en el té.
    :)

    Qué poder para evocar tienen algunas sensaciones. Y luego, ¿cómo distinguir en este presente lo que fue pasado de lo que será futuro? Han descubierto que las áreas que se activan en el cerebro para recordar y para imaginar son exactamente las mismas. Y se nota.

    Besines

    ResponderEliminar
  7. simple y bello lo que escribes

    ResponderEliminar