06 noviembre 2015

Por qué Tinder es un pozo del mal

Tinder, esa app del demonio en la que todas mis amigas tienen perfil y de la que todo el mundo habla. Esa herramienta mágica que parece solucionar los problemas de toda persona solitaria y con ganas de calor humano. 
Esa aplicación que, para los que no la conozcan, te permite conocer personas cercanas a ti siguiendo tus criterios de búsqueda. 

Yo la conocí gracias a mi amiga Leti, que siempre estaba contándome lo guay que era y lo bien que funcionaba. Me imaginé aquello como una especie de IRC moderno, donde muchas personas se conectan para charlar y pasar el rato y donde podías encontrar gente con tus aficiones y sentirte menos solo. Leti me aseguraba que había de todo: gente guapa, gente fea, gente que iba a lo que iba y gente que sólo quería charlar. Y yo que soy una gata curiosa y ahora que vuelvo a estar en el mercado de la carne no quise perder la oportunidad de oler por mí misma de qué iba todo aquello...

MAL, BEA, MAL. Pero por entonces yo no lo sabía. 

Lo primero que tienes que hacer después de descargarte la aplicación es crearte el perfil. Tinder se fusiona con tu cuenta de Feisbu (la verdad es que no sé si puedes registrarte sin tener cuenta en FB) y por defecto pone como tu primera foto del perfil la que tengas actualmente en Feisbu. Y esto es importante, amigos, aunque parezca que no. Esa foto que tengas en la red social de Zuckerberg, donde tienes a tus amigos, a tu madre y a tu cuñao, marcará la imagen que vas a dar en una aplicación para ligar, que parece que hay que decirlo todo. 

Después eliges si quieres añadir más fotos, si quieres escribir una descripción de tu persona y listo, ya tienes perfil. Ahora pasamos a tus criterios de búsqueda: ¿a quién quieres conocer? Hombres, mujeres, rango de edad y a un rango de distancia de tantos kilómetros. Yo elegí hombres cercanos de un rango de edad razonable teniendo en cuenta que ya soy una señora de mediana edad, que tampoco era plan de ponernos exóticas así de primeras.


Ya estaba lista para empezar con el tema, así que le di a OK y ale, al lío: un chorreón de hombres aparecieron ante mis ojos. Al principio parece divertido porque te van saliendo en plan catálogo, como si estuvieses eligiendo sofá pal salón. 
Debajo de cada perfil (en el que la foto es lo más importante, no os vayáis a creer que nos movemos por terrenos intelectuales) te dan tres opciones: descartar, aceptar o super like. La diferencia entre aceptar o el super like es que cuando aceptas a alguien, esa persona nunca lo sabrá si no te acepta a ti también. Pero si le das a super like, Tinder le avisa y le dice: "oye, mira, que esta chica tan mona de rizos que parece lerdilla dice que le molas un huevo y que por favor le des a like a su perfil". Por eso hay que tener mucho cuidado y ser muy consciente de a quién le das tus super likes, que con los me gusta o los descartes te puedes equivocar, pero un super like es para siempre.


Como os decía, cuando le das a "me gusta" a una persona hay dos opciones: que no pase absolutamente nada y no vuelvas a saber de ella, o que de pronto Tinder te avise de que ha habido un "match", es decir, que esa persona también te ha visto y le has gustado. Entonces es cuando se abre la veda: Tinder abre el chat entre vosotros y ya podéis foll hablar.
Fácil, sencillo y para toda la familia.

Y debo decir que como sistema es cojonudo, sobre todo para las personas que van a lo que van y no se andan con chorradas. Pero yo, que soy Bambi y me fijo en todo, no sólo en la foto del perfil, pues... En fin, os explico para que me entendáis.

El primer hombre que me salió tenía de foto de perfil un yate. Su segunda foto era él en el yate, con un gorro de marinerito, bronceado naranja de bote y una botella de champán al lao. Inmediatamente me sentí perroflauta y a él lo descarté porque no me veía yo en Puerto Banús diciendo oshea.

El segundo que me salió fue mi ex. A tope y sin vaselina. Instadescarte.

El tercero fue un jefe que tuve.

Entonces fue cuando me propuse limar aún más mis criterios de búsqueda, porque esto no estaba saliendo como yo esperaba. Quité un par de años para abajo, un par de años para arriba, y me dije a mí misma que no le daría a like ni me fijaría en ningún hombre que no tuviese una bio graciosa. 

Y así fue como me salieron los primeros casados, los optimistas que tienen de foto de perfil a su novia, los que ponen la foto de su boda o de sus hijos, los que salen tocándole el culo a una tetona o los que conducen un cochazo con una pegatina de esas de "bebé a bordo". Que yo lo veo correctísimo, ojo, porque al menos con estos ya sabes lo que hay de primeras y las chicas que busquen darle una alegría al cuerpo sin compromisos sin duda se decantarán por ellos.  Pero para mí, como ya supondréis, estos chicos son un descarte seguro.

También me salieron los aventureros cuyas fotos sólo muestran deportes de riesgo, el Himalaya, selvas amazónicas y playas exóticas con olas enormes. Este tipo de chicos suele escribir en su perfil cosas como "be free" "be wild" o "sport for life", y seguro seguro que tienen alguna foto con un tigre de bengala abrazao. Otro descarte por mi parte, ya que para mí la verdadera aventura está en entrar en el Ikea y conseguir salir la misma tarde, no escalar. 

Luego están los guapos, que están buenorros y lo saben. Ni biografía ni nada, que aquí hemos venido a hablar de nuestro libro: abdominales. Fotos en calzones rollo modelo de Calvin Klein, por si quedaba alguna duda de que  tienen buen paquete and you know it. Muchas veces me pregunto qué leches harán estos muchachos en Tinder si podrían tener a la que quisieran chasqueando los dedos, pero luego recuerdo que es todo mentira y se me pasa la curiosidad. Otro descarte. 

Después tenemos a los millonarios, que es un grupo en sí mismo. Es curioso porque en el Tinder de Málaga hay una gran cantidad de hombres de Marbella, y todos son pijos, pijos, pijos. Obviamente con ellos no tengo nada que hacer porque nuestra conversación se acabaría cuando les dijese que yo me compro las bragas en el Carrefour.

Un colectivo tinderiano que me hace mucha gracia es el de los hombres de paso. Al poner en los criterios de búsqueda el rango de distancia al que tienen que estar y funcionar por gps, Tinder no te muestra a los hombres que vivan cerca de ti, sino a los que estén cerca de ti en ese momento. Por eso a veces también te pueden salir guiris que están turismo en tu ciudad o chicos que vienen una semana por trabajo y buscan chicas para salir y tomar algo y hacer turismo sexual. A estos chicos no los descarto a priori porque algunos son majos y me gusta conocer gente diferente, pero no me gustaría encariñarme de alguien que se va en tres días ni estoy en esa etapa social de quedar para un café y lo que surja, la verdad. 

Luego están los frikis. Pero frikis chungos, eh, no friki guay. Me refiero a los hombres que quieren parecer románticos y sensibles y ponen de perfil una foto morreándose con su perrito, del osito de peluche con el que duermen  o de un atardecer desde su ventana. Algunos tienen, incluso, frases de Coelho en su bio... que ya es un WTF en toda regla. Los chicos sensibles no son ya "buena gente y amigo de mis amigos", sino que yo he llegado a ver -y no os miento- "leal y amante de mis amigos". Puro amor. Yo de estos no me creo nada y además de ser cierto que les va el rollo osito conmigo no tienen nada que hacer, así que otro descarte.

Y por último están los divertidos, que son  los únicos a los que les doy like. De momento he hablado con muy pocos pero son los más normales porque parto de la base de que para tener sentido del humor hay que ser inteligente, y eso me mola. Podría deciros que el chico más normal que me he encontrado y al que meto en esta categoría tiene un burro llamado Bastardo, así que ya os hacéis una idea xDDD
Y bueno,  entre que los chicos normales y sin yates ni fotos de esposas no abundan y que los demás también tienen que darle al like en mi perfil, he tenido pocos matches hasta ahora y he hablado con poca gente.

Y con menos que hablaré, que me da a mí que mis aventuras por Tinder van a durar poco. Ni me he metido aquí buscando conocer a nadie realmente, ni creo que pudiese encontrar nada interesante rascando entre esta fauna. No sé si es por ti, Tinder, o es por mí, que soy especialita, pero no sirvo para este mundo frívolo de apariencias y postureo en el que o tienes una vida super interesante o tienes que mentir como una perra para ligar. La idea de quedar con un chico de estos me aterroriza, no sé por qué. Igual mi yo de 23 años hubiese quedado con todos y se habría echado unas risas, pero yo es que ya no estoy para estos trotes. Supongo que sigo siendo una romántica que sigue creyendo en relaciones que se forjan poco a poco, ahí con su esfuerzo, sus nervios, su emoción.
Así me va.


Y así es como tienen que quererme.




37 comentarios:

  1. Yo te daría un super like!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues muchas gracias, tienes un gusto exquisito! :P

      Eliminar
    2. Lástima no estar tan cerca y poderle dar al super like! Si, ya lo sé un gusto exquisitisimo. Siempre me ha apetecido poder conocerte.

      Eliminar
  2. Yo al final soy un miedoso y no me atrevo a entrar en estos sitios... ni tider ni badoo ni nada para solteros exigentes o "dameloqueseaquesoloquieromojar". Y así me va, que me estoy preguntando si la virginidad se regenera con el paso de los años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazlo, Eingel, que no pierdes nada. Piensa que ellas tienen más miedo que tú :PPPPP

      Eliminar
  3. ¿¡¿¡Súper like?!?!? Cuando borré la aplicación hace un par de semanas, ¡eso no estaba! A ver si me la tengo que volver a instalar...
    Mi experiencia ha sido un poco como la tuya, aunque peor, porque no he llegado a hablar con nadie, me da tanto reparo eso como quedar con esos tipos. ¿Y por qué me apunté a Tinder? Yo qué sé.
    Yo no me he encontrado a ningún ex (igual es porque la mayoría de ellos viven a una distancia que no me aparecerán ni de coña), pero sí a ex de amigas de amigas... En fin, todo muy loco.
    Describes perfectamente los perfiles. A mí, como me apunté en verano, la mayoría que me salían eran guiris, qué agotamiento de Wolfgangs y Eriks.
    En fin, me sirvió para echar unas risas con amigas, pero para nada más. Y me deprimió bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí deprimirme no, pero pierdo un poco más la fe en esto de encontrar a alguien que merezca la pena. Supongo que no es el lugar indicado :P
      UN besazo, guapa!

      Eliminar
  4. Qué risa! pues estás muy likeable, a ver si aparece un buen match ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dudo, lo dudo, lo dudoooo XDDD
      UN besazo y gracias por leer :)

      Eliminar
  5. Sin que sirva de precedente, hago un rato de concubino.
    Échale un vistazo a este:
    "Hombre tímido y feo, sumido en largos periodos de autocompasión, mediana edad, flatulento y con sobrepeso, busca lo imposible".
    Y no engaña nada....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, una cosa es engañar, y otra decir toda la verdad :P Todos podríamos dar ese tipo de datos, por ejemplo: en verano me suda el entreteto. Pero no es plan xDDDDDDD

      Eliminar
  6. Con ese perfil, yo también te daría un superlike! xDDD

    ResponderEliminar
  7. A mi todo lo que hagas me parece estupendo. Mientras no descuides la cita eurovisiva. Que parece que falta mucho aún pero no.
    Según comentan amigas y conocidas, el mercado 2.0 está mal, pero el 1.0 está peor cuando llegas a nuestra franja de edad. Según sus palabras el que no está pillado ya o es un farlopero follador o es maricón.
    Yo de eso no entiendo, ya tu sabeh.
    Spain 3 points.

    bimbo_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca podría fallar a mi cita con Eurovisión. NUNCA.
      El mercado está fatal en todos los campos, dentro y fuera del interné. Mucha razón en que o está pillado o es raruno XDDD

      Un besazo, lechoncillo!

      Eliminar
  8. Yo conocí al Zagal en una web de ese estilo, pero menos ¿invasiva? ¿al grano? No sé, pero mira, hubo un match o un superlike o lo que fuera, pero en la vida real. La web fue el medio y es como hay que ver eso. Es como si conoces a un tío en un bar, pero puedes hacer el filtro de "este tío es imbécil" antes incluso de empezar a hablar, lo cual mola. Imbéciles hay muchos y ligar por Internet es más sencillo porque el rechazo es menos duro.

    Y lo único que no me mola de haber conocido al Zagal así es que no tenemos una historia chula de "como os conocistéis", pero a cambio nuestra primera cita fue en el Zoo y moló mucho.

    Lo de encontrarte a tu ex ya es de traca, madre mía...



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vuestra primera cita fue en el Zoo? No veas, pusisteis el listón muy alto! jajaj
      Yo no soy de las que creen que ligar por internet no mola: he conocido al 90% de mis ex en internet, y no me arrepiento.
      Pero creo que esta web es más para... liberar tensiones que para encontrar a alguien interesante de verdad xD
      UN besote!

      Eliminar
    2. Sí, empezó de coña y al final fuimos y estuvo muy chulo. Tinder no lo he usado y visto lo visto, hice bien. Yo usaba Adopta un tío, que suena a coña, pero chica, controlar que NADIE pueda hablarte si no lo autorizas previamente mola mucho.

      Eliminar
  9. Da un poco de miedito... jejeje A mí también se me pasó la edad de ligotear / conocer gente por la red...
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no es la edad, son etapas. Igual cuando cumpla 40 me da un aire y me vienen ganas de hacer estas locuras otra vez :P

      Eliminar
  10. Jajajaja jodo, como está el patio!
    Recuerdo hace un porrón de años cuando estaba por Badoo que menuda fauna había xDDD yo era una cría y aun así me venían a hablar hombres casados :S Daba un poco de miedo T___T
    No llegué a ligar con nadie de allí pero sí conocí a un chico con el que estuve hablando bastante.
    Pues tu bio está genial. Otro super like que iría por aquí xD
    Yo conocí a mi ex en el autobús de una discoteca y a mi actual marido en un juego online xDDD Me gustan más las cosas que surgen espontáneas :D
    Suerte con ello ^___^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también conocí a dos de mis ex en juegos online xDDDD Qué haríamos los frikis sin interne! A hacer rosquillas con las Carmelitas, nos iríamos todos :P
      Besazo!

      Eliminar
  11. Hola!. Buscando información sobre Tinder he llegado a tu blog y quería felicitarte, primero, por las sonrisas que me has sacado con los comentarios sobre la aplicación, y segundo, porque si tenía dudas de meterme en algo así, ahora más todavía ;p Quizá la curiosidad me lleve a probarlo, pero habrá que seguir pateando Málaga a la vieja usanza... Un blog muy divertido! Felicidades! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ricardo! Muchas gracias por los dos comentarios y por leerme, bienvenido a este humilde y pavo blog morado :)
      Tienes que probar Tinder si tienes curiosidad, hombre. No tiene por qué parecerte mal, cada cual es cada cual y yo sólo cuento mis experiencias ^_^
      Un besote y suerte, ya nos contarás xD

      Eliminar
  12. Hola, buenos días,me presento soy el guía y amigo de Bastardo...jajaja Me ha gustado el posrt y debo decir que el análisis que ha hecho Bea es acertadisimo, pero Tinder es un app qué sólo refleja la realidad que hay hoy en día, no es que los usuarios de Tinder sean superficiales, es que somos superficiales. El que no está en Tinder esta en loovo, meetic, badoo, adopta un tío, edarling... O sea que... Cálculo que el 80 ppr ciento de los solteros están en estas apps...por cierto el burrito llamado Bastardo se va a una granja de burritos a Albacete la semana próxima, lleno de burritas...jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bastardo se va al cielo de los burros, pero sin morirse! jajajajajajaja
      Igual pruebo lo de adopta un tío, que suena súper chungo y sórdido xDDDD

      Muchas gracias por comentar :)

      Eliminar
  13. Las bragas del Carreful son bien. Bien baratas, digo.
    Yo uso de Primark. :P
    Y conocí a Churrings en LoveinLycos, aunque también es cierto que sólo fue el sitio, que la historia vino después, más allá del muro.

    Ahora me daría una pereza quetecagas meterme en nada así. Igual si te apuntas a clases de algo que te mole es más sencillo conocer a alguien que tenga, cuanto menos, ese gusto en común, no?

    Y lo del adpota un tío... juer, si llega a ser al revés, adopta una tía, habrían puesto el grito en el cielo. Flipo todo con el nombre. Y flipo más que haya gente, tipos que quieran ser... adoptados.
    Ay, madre.
    Besos y suerte con las búsquedas amorosofestivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de adopta un tío me suena super denigrante pero oye, ahí están todos, levantando la patita a ver si los adoptan xDDDDDD

      Nah, en realidad yo no quiero conocer a nadie. Es decir, no es mi intención. Si algún día sucede, guay, pero estoy bien sola. Sola con mi espíritu. Sola con mi amor, el mar.
      MUAS!

      Eliminar
  14. De verdad que hay que daros un premio por atreveros con todas estas modernidades y otro por volver y contarlo, con tanta gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me atrevo con todo porque tengo el sensor de peligro roto, y así me va, Pilar... jajajja
      Otro besazo para ti!

      Eliminar
  15. Me encanta tu perfil y bio de Tinder. Oye, si yo lo tuviera instalado y me aparecieras te daría un Superlike sin dudarlo. Lástima que no tenga Tinder, ni quiera tenerlo, ni busque conocer a nadie, ni tenga amigos ni nada de nada. Pero lo que de verdad me lástima es no tener los yates de esa gente que comentas. Ya me entiendes, no quiero mi propio yate, quiero los suyos.

    ResponderEliminar
  16. Mis amigas también me insistieron, caí, me lo descargué y duré poco. Tu descripción del Tinder es clavadita, así es y a mi el rollo pasar fotos como en un catálogo de ropa no me terminaba de convencer. Eso sí, tu bio es genial, me encanta, ajajjaja.

    ResponderEliminar
  17. Ya me tocaba. En pleno proceso de retomar mi espacio, me he detenido por un momento y me acordé de tu rincón y de lo "verdadero" que era. Sin más dilación aquí estoy para quedarme. Justo en esta entrada de controversia, Tinder es como el centro de todas las cosas ahora, porque todas en la sociedad actual parecen haberse reducido a lo mismo: sexo fácil. Mi tinder personal será el senderismo, un café con libros o un buen concierto de jazz. Yo soy más de follarme las mentes. Para todos los demás, tinder ahí estará.

    ResponderEliminar