22 mayo 2012

Juanra, el blanco y el sacrificio.

Todos sabéis ya que soy una romanticona pava y que me gusta la poesía, y hay un poema que recuerdo de mi época escolar que me llamó especialmente la atención, aunque no por lo que debería haberlo hecho:


VESTIRSE DE BLANCO 

Yo dije que me gustaba 
-ella me estuvo escuchando- 
que, en primavera, el amor 
fuera vestido de blanco. 

Alzó sus ojos azules 
y se me quedó mirando, 
con una triste sonrisa 
en sus virjinales labios. 

Siempre que crucé su calle, 
al ponerse el sol de mayo 
estaba seria, en su puerta, 
toda vestida de blanco. 

(JUAN RAMÓN JIMÉNEZ)



Pues bien. -¡Qué bonito!,- exclamaron todos mis compis de clase al leerlo el profesor en voz alta. Menuda tonta, pensé yo. 
Y es que ya desde pequeña tenía ese sentimiento de orgullo y nomecambiarás que me ha dificultado tanto la vida en pareja hasta hoy. Creo que a veces soy demasiado radical, y en esto de "ceder" o "sacrificarse" por la otra persona no tengo muy claro qué es correcto o qué no lo es. ¿Debemos dar nuestro brazo a torcer por la persona que queremos, aunque eso signifique cierta pérdida de nuestra personalidad y esencia? ¿Debemos, en cambio, mantenernos firmes aunque eso suponga un perjuicio para el otro?

En el poema de Juanra el "sacrificio" era mínimo, (vestirse de blanco para gustar), pero a veces la cosa es más complicada. Por ejemplo, cuando uno de los dos fuma y el otro no. O cuando uno lleva rastas y la otra persona no las soporta. O cuando uno quiere veranear en la playa y el otro tiene pánico a los tiburones. O cuando ella adora bailar salsa, y a la otra persona no le gusta que vaya a bailar con desconocidos que la sobeteen. 

Como os decía, yo he tendido siempre al "lo siento mucho, pero soy así y no pienso cambiar", pero en ocasiones creo que he sido injusta precisamente por eso. Si algo no me supone un sacrificio pero hace feliz al otro, ¿por qué no? 

No sé, no sé. A fin de cuentas nunca fui buena con las relaciones; lo mío es el WOW. 

26 comentarios:

  1. El don del sacrificio no es algo que se tenga, es algo que aprendes a utilizar... me explico como el culo, vaya xDDDDD

    ¡Yo también me quedo con el WOW!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El wow mola más que el rollo ese del amor, si xDDDD

      Eliminar
  2. No es cambiar, es amoldarse un poquito. Eso si, ambas partes deben hacerlo, y de un modo voluntario, para evitar rencores.

    Quiero decir, si uno fuma y el otro no, el que fuma puede intentar dejarlo o hacerlo cuando no moleste, pensando en que es lo mejor para los dos, no pensando en que "si no lo dejo me abandona"

    Y a veces hay que aceptar las tonterías del otro

    Besoooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué quieres que te diga, a mí el tabaco me da asquito. Si no lo deja le abandono o, incluso, ni siquiera empiezo a salir con él.

      Eliminar
  3. Ahora lo tuyo es despedazar demonios a puñetazos. No cambies.

    ResponderEliminar
  4. Mira Rizos, OLE TU!!!!

    A mi me pasa lo contrario, es empezar una relacion e ir cediendo poquito a poco, sin darme cuenta... Y qué pasa? Que llega un momento en el que ya casi ni me reconozco.

    He tenido un par de novios posesivos y dominantes de los que no sé cómo en un momento de lucidez conseguí librarme. Pero normalmente he estado con tíos del tipo "haz lo que quieras si te hace feliz". Y yo, q soy medio lela o me falta un hervor o lo que sea..., termino haciendo lo que me imagino (¡!) q a él le gustaría que hiciese!!!!

    Vamos, q soy lo q se dice una dependiente total que ha pasado de hacer lo que dicen papa y mama a lo que diga mi novio... Ya me gustaría a mi plantarme en mis 13 y decir: "Yo soy asi!!!! Y si no te gusta..."

    A modo de parrafada final sentimentaloide... Creo q mi ex me dejó entre otras cosas pq yo ya no era la misma q cuando empezamos. Poco a poco fui perdiendo mi independencia y mi propia personalidad...

    Así que tú a lo tuyo, q por lo menos tienes el WoW (para mi es demasiado complicado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que, al final, lo mejor es el término medio. Que no hay que pasarse de intransigente, pero tampoco ceder en todo.
      Un besazo :)

      Eliminar
  5. Y lo que te queda morena...no digo más ná...que según te iba leyendo me he sonreído lo más grande.

    En otro orden de cosas, a mi lo que me parecía una tontá y de las gordas, era la manía que tenía J.R.J con las dichosas jotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Juanra me tiene negra, por su culpa ya se me han quejao varios en twitter por la falta de ortografía U_U

      Un besazo, reinamora!

      Eliminar
  6. Pssst... "virGinales" :)

    Hay cosas "incambiables" y cosas "amoldables". Creo que querer a alguien tal y como es no es óbice para que ese alguien se acople a su pareja (y viceversa) para funcionar en equipo mejor.

    No sé si me he explicao :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectamente, primorosa. Y sí, creo que tienes razón, no es lo mismo amoldarse que ceder. Pero a veces es complicado distinguirlo...

      Ah, y sobre la G, eso háblalo con Juanra, que era el que lo escribía todo con J :P

      Eliminar
  7. Uy yo en eso no puedo decir nada, que eso de hacer cosas en contra de mi voluntad no lo llevo nada bien, ni las hago yo ni obligo a nadie a hacerlas...así todos tan contentos, y lo bien que me va ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ole por ti. Si es lo mejor, ¡la vida simple! :)

      Eliminar
  8. Y yo que me he asomado pensando que alguien estaba hablando de mí...

    Y era del otro Juanra... :p

    WOW

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja también era por ti, también! Me alegro de que te hayas dado cuenta! :P

      Eliminar
  9. Yo creo que la poesía es más abstracta.

    El poeta habla con un tercero confidente (En el original es "Yo te dije que me gustaba"), que podemos asimilar como el propio lector como truco para forzar la atención, y a ese tercero (a tí mismo) le dice que le gusta que el amor se vista de blanco, representando la pureza quizá.

    La mujer lo escucha y para demostrarle tanto su pureza (Si damos por buena la teoría) como su amor se viste de blanco para llamar la atención y darle un mensaje.

    A mi parecer, en el fondo, es un elogio de la pureza de amar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puede ser. En cierto modo, como ya digo, en el poema el "sacrificio" es nimio y simbólico. Pero las connotaciones que me sugiere no son para nada positivas. ¿Hay que demostrar pureza para que te quieran? ¿tenemos que parecer angelitos celestiales, seres perfectos?

      Anda y vete al peo, Juan Ramón. Yo soy más de vestirme de morao, y si no te gusta, mala suerte. Será por ovejas y por carneros.

      Pero sin acritud, eh :P

      Besote!

      Eliminar
    2. ¿Sinceramente? Me da que el no se da cuenta de que ella le quiere hasta que ella se empieza a vestir de blanco.

      Vamos, un owned en toda regla....Otra le habría dado una colleja xD

      Sobre el tema: No se cambia profundamente por nadie. Sería como un suicidio a tiempo parcial.

      Eliminar
  10. Ois, que me gusta a mi Juanra, coño. Además, eso de escribir las cosas como sonaban fonéticamente me parece que es cantidá de significativo. Y mira, se lo permitieron, sin más. :)

    En cuanto a la interpretación del poema, me gusta mucho la de F y la veo muy correcta. Entiende que en aquellas épocas las señoritas de bien debían ser virginales y puras hasta que encontraran al hombre con el que tener críos a mansalva. Eran otros tiempos, otras formas de pensar y hay que tener en cuenta el momento en el que lo escribe, digo yo.

    Respecto al sacrificio y demás, lo dificil es eso, precisamente, encontrar la equidad que nos de la virtud, por ambas partes. Ser uno mismo, no perder la esencia, pero intentar hacer lo más feliz al otro. Y que si empiezas con alguien, hay cosas básicas que sabes, es como la obra de teatro esa que hay que se llama "te quiero, eres perfecto, ya te cambiaré" donde salía una pareja vestida de novios. Eso es caca.

    Y que besicos, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que yo admiro a esas parejas que duran juntos años y años. Yo te admiro a ti, y a tu churrings, y a toda esa gente que aprende a quererse bien. Porque no es lo mismo querer que quererse bien, y a eso último creo que yo aún no he aprendido.

      Pero soy pequeña, tengo mucho camino por delante y además le pongo ganas, jo.

      ¡Un besazo del tamaño de Cuenca pa ti, rubiaca!

      Eliminar
  11. Jejeje, me ha encantado eso de “… y el otro tiene pánico a los tiburones”

    Yo creo que hay cosas en las que se puede ceder y otras que no son negociables; lo de los gustos diferentes se soluciona dando libertad: hacemos juntos lo que nos gusta y por separado practicamos las aficiones de cada uno. Simple.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso me gusta, no perder las aficiones, compartir las que se pueda y encontrar tiempo para todo. Creo que es priordial para que una relación funcione.

      UN saludo :)

      Eliminar
    2. Quería decir primordial xD

      Eliminar
  12. en las relaciones siempre hay uno que se sacrifica más que el otro (o esa es mi percepción) lo ideal, y ya no cada casi nada de idealismo en la vida, es conseguir un compendio en las dos partes. Pero lo que está claro, es que hay algunas ocasiones en las que alguno tiene que ceder y sacrificarse. Lo bonito del amor, es que no te cueste ningún trabajo hacerlo...

    Un besico
    destroy114

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estoy de acuerdo: cuando algo es complicado y te hace tener que luchar y sacrificarte continuamente, es que no tiene sentido.
      ¡Un besazo enorme, hermoso!

      Eliminar