15 septiembre 2008

Big Mac para dos.

Los descubrí por casualidad mientras caminaba de camino a casa, tras el trabajo. Eran las diez y media de la noche y mi estómago emitía rugidos lobunos como consecuencia de ocho horas de ayuno, y las ganas de llegar a casa y zamparme el pedazo de tortilla de patatas que tenía guardado en la nevera me hacían deslizarme deprisa por entre los comercios repletos y peatones paseando perros.

Cuando las luces de neón rojo del McDonalds se estamparon contra mi rostro y el olorcillo ese a pollo chamuscado se me coló por la nariz, les vi. Estaban sentados en un banco de madera junto al "restaurante": el más joven, de unos veinte años, con la cabeza rapada, los brazos tatuados y la cara inundada de piercings, sostenía entre sus manos un big mac recién hecho que chorreaba ketchup sobre sus pantalones de cuadros escoceses ; el otro era un anciano vestido con harapos y mirada triste dirigida descaradamente hacia la hamburguesa.

Me hizo gracia escuchar al anciano preguntarle al otro, igual que un niño: -¿Está buena?

Iba yo a seguir mi camino cuando el joven se volvió a su desconocido vecino de banco y, sonriendo, le espetó:
-Está que te cagas. Toma, anda, espérame que me compro otra y cenamos juntos.

Y le tendió la hamburguesa sin vacilar al viejecito, sin darle oportunidad de réplica. Se levantó entonces y se metió dando brincos en el McDonalds, dejándonos al indigente y a mí con la boca abierta y cara de tontos.

Mi mirada se cruzó con la del anciano por unos segundos, los necesarios para llegar a ver una lágrima deslizándose por sus mejillas sucias y un temblor expectante en sus manos, casi acariciando el manjar recién obtenido.
Ya iba yo a preguntarle por qué no le daba un bocado, que se le iba a enfriar, cuando volvió a fijar su mirada en mí y me dijo entre susurros:

-Le estoy esperando, que vamos a cenar juntos...

10 comentarios:

  1. el big mac caliente alimenta el cuerpo... que se enfrie un poco más... alimenta la mente

    (hacia mucho que no escuchaba historias asi)

    ResponderEliminar
  2. Muy buena historia! Me gustó. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Parece que alguien se ha inspirado... que dure, que dure! :)

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuánto es real de esa historia? Necesito una respuesta :O

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios chicos...
    Omega, TODO es real. Me ocurrió hace un par de meses y me dije... ¡esto lo tengo que poner en el blog! xD Ayer me acordé y lo escribí.

    Besicos a todos!

    ResponderEliminar
  6. La historia es preciosa! y contada por ti aún más!

    Espero que en mi tierra encuentres como mínimo mil historias más como esta... ;-)

    besos

    ResponderEliminar
  7. Pues me parece mal que no invitases a los dos a tu peazo tortilla de patatas despues de tal espectaculo, seguro que no ofreciste porque con el hambre que tenias no te ofrecieron... rencorosa... ¿Que iban a saber ellos?

    ResponderEliminar
  8. Que historia más bonita!! Ojala que mucha gente hiciera como este joven!

    ResponderEliminar