27 junio 2015

Nico.

Dicen que los gatos son muy ariscos. Que no son leales, sino que se guían por sus conveniencias y necesidades y que nunca te consideran "su dueño", sino "su humano".


También me aseguran que no son tan cariñosos como los perros ni saben demostrarte amor; que su carácter independiente les hace ir a su aire hasta que les apetezca agenciarse un humano rascador que les idolatre, pero sólo por un ratito. Lo justo. Ya.

Durante toda mi vida he vivido pensando que los gatos arañan, muerden, destrozan, atacan, acechan, curiosean, la lían parda. Que se comen las plantas, que muerden los cables, que lo llenan todo de pelos, que son indomables. 

Y ahora que tengo a Nico me doy cuenta de que todo, absolutamente todo lo que me habían dicho sobre los gatos para advertirme... era cierto. 


Salvo porque se dejaban una cosa, la más importante: ellos sí que te quieren. A su manera. Como les permite su naturaleza. Como tú se lo permitas. Como tú les enseñes a querer.




Ahora que lo pienso, los gatos son mucho más parecidos a las personas de lo que yo creía.

9 comentarios:

  1. Los gatos son maravillosos. Y tienen su carácter, no se dejan domar, siguen siendo felinos. Eso es lo fascinante. Y los cabrones te roban comida, juguetes, calcetines... y el corazón, eso de un zarpazo.
    Adorable la foto, precioso Nico. El tío Ron le manda un cabezazo.
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  2. Los humanos son muy buenos amaestrando perros

    Los gatos son muy buenos amaestrando humanos

    Pero qué te voy a decir, si soy orgulloso compañero de piso de tres bicharracos


    Muá

    ResponderEliminar
  3. Miau....
    Sin duda una aventura ;)

    ResponderEliminar
  4. Hay una cosa que pasa con los gatos y que apenas se dice: son animales de tradición nocturna. Es decir, en su naturaleza está el reposar y vaguear de día y el mantenerse más activos y cazar de noche. Cuando viven con humanos (de tradición diurna) tienen que adaptarse y eso les granjea mala fama de ariscos y no sé cuántas cosas más.
    Si a mí me vienen a molestar a las 3 de la madrugada, en lo mejor del sueño, iban a ver lo que es un animal arisco de verdad jajajaja

    Y bueno, quien no ha convivido con un gato no sabe qué es eso.
    Son una delicia :)

    ResponderEliminar
  5. Te iba leyendo en Twitter cuando Nico llevaba la campana y me recordaba a Lasi (es una perra). Tuvimos que llevarla a urgencias también porque se rascó la herida y se la abrió bastante. Ala, a ponerle grapas para que se le cierre de nuevo. La teníamos que dejar sola con un bozal y una venda en las patas traseras para que llegara a rascarse el cuello xD El bozal era para que no se quitara la venda.

    No he tenido nunca gatos en mi casa pero sí he convivido con ellos. No me han llegado a dar amor, al contrario, me han dado un buen mordisco jajaja, pero me resultan animales curiosos.

    ResponderEliminar
  6. Interesante análisis gatuno de tu nuevo compañero de piso. A mi también me gustan. Aunque ya se que son extremadamente limpios pero alguna pelillo soltaran no?.Cuando menos te lo esperes esta encima de la cama y sobre ti acostado o en medio de la cama.Tan chulo que un ocho.jejejeje.

    ResponderEliminar
  7. Me gustan mucho los gatos y esa personalidad independiente me atrae mucho, tal vez porque se parecen a mí, jeje. Pero desgraciadamente soy alérgica así que dudo que llegue a tener uno.

    Por cierto, tu gatito es adorable. Me encantan los negro (sobre todo porque me recuerdan al cuento de Poe)

    ResponderEliminar
  8. Soy una loca de los gatos, me encantan y uno de los motivos por los que los adoro es porque creo el amor propio que poseen. Me gusta ese punto indómito que tienen y me chifla que todos tienen una "tara" o "rareza". ¡Qué coño! tienen personalidad.

    Los gatos son graciosos, torpes, destructores, adorables, malignos... son gatos, panteras en miniatura.

    Saludos a mi oveja preferida.

    ResponderEliminar
  9. La mejor manera de definir a mis gatos es llamarles aspiradoras de mimos, con eso te digo todo. Son superbuenos, no arañan muebles, no mueblen cables, no suelen liarla... y dan y piden mucho cariño. No son independientes ni ariscos ni nah de nah. Me pregunto si saben que son gatos...

    Eso sí, les dan locuras felinas de correr por toda la casa como si les fuera la vida en ello y es muy divertido.

    ResponderEliminar