03 octubre 2013

La sinceridad de la educación.

Buenos días, hermosos. 
Hoy vengo a contaros una cosa y a pediros vuestra opinión, porque estoy algo preocupada por un asuntillo y puede que vosotros, que sé que me queréis taco, pudieseis echarme un cable.


Pues bien. La cuestión es que en menos de un mes me han dicho que soy "demasiado sincera" dos veces, dos personas distintas.  
La primera vez me pasó con Jesús, un amigo mío de los de toda la vida. De hecho es, literalmente, mi amigo desde hace 26 años, así que os podréis imaginar la confianza que tengo con él.  
Jesús es un frikazo de manual, y con él me he pasado noches enteras jugando a la Nintendo 64 y las tardes de lluvia haciendo rodar dados de rol. Hemos crecido juntos, y por eso siento que con él puedo ser siempre yo misma sin temor a meter la pata.

La cuestión es que el otro día me avisó por skype a eso de las 3 de la tarde de que me iba a llamar por la noche, cuando volviese a casa del curro, que quería comentarme un asuntillo. Yo le dije que estupendo, que hablaríamos entonces porque yo no iba a salir esa noche.
Pero dio la casualidad de que cuando me llamó yo estaba en mitad de una partida de LOL. Para los que no sepáis de qué va el juego, os diré que este tipo de juegos no se pueden parar, sino que si me salgo no sólo le hago una faena al resto de mi equipo, sino que me pueden penalizar. 
Así que dejé que el teléfono sonara durante unos minutos, (me volvió a llamar después de que saltara el contestador la primera vez) y pensé, para mis adentros, que le llamaría de vuelta en cuanto acabara, en 5 o 10 minutos.

Pero Jesús debió creer que yo tenía el móvil en silencio, porque siguió llamándome una y otra vez, hasta que yo colgué en una de esas veces a ver si así captaba que no estaba disponible. Y no lo captó, porque entonces llamó a mi casa, al fijo. Respondió mi madre, que vino a mi habitación a informarme de que Jesús preguntaba por mí. Justo en ese momento terminaba yo la partida, así que entonces ya me puse al teléfono. Y, a modo de disculpa, le comenté la verdad, que me había pillado en mitad de una partida de LOL y que ahora le iba a llamar de vuelta.

Lo que más me sorprendió fue su respuesta: -¡jajaja! ¡Así me gusta, con sinceridad!.
En ese momento me quedé un poco cortada. ¿Acaso esperaba otra cosa de mí? ¿Es que lo normal hubiese sido inventarme una excusa tonta, del tipo "estaba en el baño" "estaba indispuesta" "estaba comiéndome mis apuntes"?  No sé, a mí nunca se me habría ocurrido contarle a Jesús nada que no fuese la verdad, porque vaya, creo que nadie mejor que él para entenderlo. Y confié en que así fuera, que lo habría entendido y que realmente no estaba algo molesto, aunque lo disimulase. 

Olvidé aquel incidente hasta que hace unos días un colega de mi ovejo dio un concierto en el centro. Es un músico que vive en Madrid y que canta muy bien, y aunque no somos grandes amigos (le conozco a través del ovejo) a veces le había comentado que a ver cuándo actuaba en Málaga para poder ir a verle. 
Y así fue como mi ovejo me invitó el otro día a ir a verle, pero esa tarde yo no tenía ganas de salir, llovía y además la invitación me pilló en pijama y sin duchar. Ya os haréis una idea: yo estaba en plan tarde de sofá, manta y peli, así que el ovejo fue con otros amigos al concierto y yo me quedé en casa viendo programas de reformas y comiendo Cheetos para mantener la curva de mi culo. 

El problema llegó después, por la noche. El chaval acabó su concierto y volvió a casa, y me lo encontré tuiteando acerca de su actuación. Yo le pregunté que cómo había ido el concierto, a lo que él me respondió con un: -¡Genial, pero yo esperaba verte allí! ¡Muy mal!.
Obviamente en mi mente yo le di a esa respuesta cierta entonación jocosa, adivinando que el chaval no estaba realmente cabreado, así que le respondí, también en tono jocoso: -Ya, sorry, pero me informaron tarde del concierto y yo estaba en pijama y sin duchar, vaya, que estaba ya apalancá, jeje. Al próximo voy, prometido.

Y allí llego entonces, de nuevo una frase que al parecer está comenzando un patrón: -Vaya, así me gusta, ¡sincerdidad! Que tampoco pasa nada por no ir...

Apuf. Pues claro que no pasa nada por no ir, ¿no? ¿Tan mal quedé? No era mi amigo del alma, mi hermano, mi cuñao. Y aunque lo fuera, lo normal es que yo no estuviese obligada a nada. Que era un concierto, no una boda. Aparte... ¿si me hubiese inventado una excusa rocambolesca, (que seguro que no se iba a tragar) le habría sentado mejor? Es decir... ¿de verdad le sentó mal?
No es que yo nunca ponga excusas o que siempre, siempre, siempre sea sincera al 100%, sino que simplemente no veo que en estos casos fueran necesarias.

Ayer comenté en Twitter que hoy iba a escribir este post, y mi querida Bichejo me dejó caer que a veces no se espera que seas sincera, sino educada. ¿Soy una maleducada? ¿Aprender a dar excusas innecesarias forma parte de la buena educación?  
Y ya voy más allá: ¿la sinceridad está sobrevalorada, porque lo verdaderamente necesario y esperado es sólo lo que queremos escuchar?  ¿Tantos años de "para mí la sinceridad es muy importante" han sido sólo una mentira? ¿Qué significa ser educado con respecto a esto? ¿Realmente son excluyentes sinceridad y educación?

No sé. Yo ahora ya tengo miedo a que me pregunten algo un día y me toque improvisar, porque mi aparentemente natural verdad pudiese llegar a ser ofensiva para los demás. 
Supongo que tengo mucho que aprender acerca de la sinceridad de la educación. O de la falta de ella.



35 comentarios:

  1. Creo que tu viñeta define muy bien lo que a veces se espera de la sinceridad.
    Hay gente que te dice "se sincero" pero realmente te dicen "dime lo que quiero oír".
    Ya depende de ti hacer una cosa o la otra.

    Lo de ser sincero debería ser lo más natural del mundo, pero vivimos en un mundo llenos de Janos con dos caras y de excusas sinsentido.
    Así que si, la sinceridad está sobrevalorada porque no todo el mundo se desprende de ella con tanta facilidad como tú.

    Por eso se suele recurrir tanto a las "mentiras sin importancia" para salir del paso sin herir sentimientos ajenos ni quedar mal.

    Mi veredicto:
    Se como te salga del parrús, a quien le guste bien y a quien no... pues bien también.
    Al menos tú te sentirás bien contigo misma.
    Y, por lo que extraigo de tus experiencias, parece que ambos se lo tomaron bien, así que... where is the problem?
    (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, sé que debo ser como soy y tal, pero tampoco me hace especial ilusión molestar a la gente que me aprecia.
      Espero que los dos se lo tomaran bien de verdad, sí. Me siento un poco mal, si no :(

      Eliminar
    2. Si siempre has sido como eres y esa gente te aprecia, no creo que ahora por esto vayan a dejar de hacerlo. Es más, no les extrañará porque forma parte de tu personalidad.

      Creo que a ellos no les ha sentado mal y que quizás eres tú quien presupone que ha sido así y por ello le das vueltas.

      Una posible solución es tirar de esa sinceridad tuya y hablarlo con ellos sin tapujos.
      Que ya tenemos unos cuantos años encima como para poder hablar depende que temas como adultos!
      (:

      Be efeaterConTonica my friend.
      ;)

      Eliminar
  2. Creo que todos los que vayamos a escribirte algo por aquí te diremos que preferimos la sinceridad a una excusa barata (o cara). ¿Es verdad? ¿Es una respuesta educada o políticamente correcto? ¿Preferimos una verdad dolorosa o una mentira piadosa, que sabemos que es mentira?

    Yo soy de los tontos que prefieren decir la verdad la mayoría de las ocasiones aunque ello me acarree malas consecuencias para mi. Digo la mayoría porque alguna vez miento. No me quiero excusar con que todo el mundo lo hace alguna vez, con más o menos asiduidad. No debería. Es más, luego me siento "mal".

    A todos nos han inculcado desde pequeños que mentir está mal, que hay que decir la verdad. Hasta que soltamos la primera mentira que funciona y nos da ése subidón de "¡Ha colado!". Nos libramos de una regañina, de un castigo, de una mala mirada, y empezamos a hacerlo más habitual en nuestras vidas. Hasta que llega a hacerse automático y nos convertimos en alguien que "miente más que habla".

    Yo no quiero ser así. Alguna vez miento, incluso por reflejo, cuando la verdad, aunque más desagradable o inapropiada, me hace sentir mejor porque he sido sincero conmigo mismo. Quiero sentirme una persona (momento samurai ON) honorable. Exigimos a nuestro alrededor verdad, a familiares, vecinos, compañeros de trabajo, políticos, cuando muchas veces la mentira empieza por nosotros.

    La verdad es DURA, como la realidad. Pero la mentira es un sueño que tarde o temprano se desmorona. Entonces la realidad te golpea el doble de fuerte.

    Be real.



    p.d: Me ha quedado todo esto un poco moña, ¿no?
    p.d.2: Pero soy sincero xP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ha quedado bien, no te preocupes :P
      Y lo digo con sinceridad xDD

      Eliminar
  3. No hiciste nada mal y no deberías de cambiar esa faceta tuya. Totalmente a favor de cómo eres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego, tú nunca me fallas xDDDD

      Eliminar
  4. Creo que lo que realmente les molestó no fue que fueras sincera sino que ellos no fueran tu prioridad ante algo tan "banal" como estar jugando al LOL o en pijama. Estás diciendo que algo que para ellos era importante para ti no lo es y por eso les escuece.
    No creo que hayas sido maleducada. Imagino que la mala educación reside en que si alguien te pregunta ¿Este vestido me hace gorda? Tú respondas: No es el vestido lo que te hace gorda, querida, son las papas que te has zampao hace dos horas junto con el bocatabeicon de ayer... pero el vestido no, el vestido sólo lo remarca en lugar de esconderlo.... En lugar de un "Bueno, delgada no te hace, pero el color es bonito". Algo así.
    Hay formas de decir la verdad pero en tu contexto, a mí me parece más que correcto que hayas sido sincera. Yo lo prefiero, vamos.
    también prefiero que me digas que sí, que me hace gorda el vestido (sin faltar, que beicon no como :P).

    Besos sinceros, rizosa. Y no cambies, que la sinceridad es una virtud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti no te puede hacer gorda ningún vestido, Jamona, sí. Pero el jamón es bien.

      Eliminar
    2. +1, no sé como hacerlo de otra manera, totalmente de acuerdo! :)

      Eliminar
  5. Por cierto, mentir es sólo para los que tienen memoria. Yo por eso casi siempre digo la verdad! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJ muy cierto! Yo también he pensado eso alguna vez, que con mi memoria de pez mal me iría xDDD Besicos mil, reinamoramía.

      Eliminar
  6. Lo primero, no veo que se hayan tomado mal la respuesta, así que poco problema veo. En cuanto a los dos casos particulares: el del concierto, no veo ningún problema en decir que no me apetece, o estoy cansado o algo parecido. No inventarse un plan inexistente como excusa, pero sí decir que esta vez no. Yo lo he hecho más de una vez y si alguien se molesta mala suerte.

    En cuanto a lo de no contestar por estar en mitad de una partida de LoL... ¿tan importante es terminarla? El LoL seguirá estando ahí. En este caso es cuestión de prioridades.

    Eso si, creo que no se puede ser nunca demasiado sincero.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lol seguirá estando ahí pero yo no podré entrar porque me habrán penalizado xDDD
      Jesús no me llamaba para nada urgente, al menos nada que no pudiese esperar 5 minutos. Por eso consideré que no pasaba nada por acabar mi partida primero, y luego llamarle.

      Eliminar
  7. La sinceridad es bien recibida según la necesidad que se requiera de ella. Con el Jes hiciste bien en decirle la verdad porque hay confianza y la "falta" no era... digamos "grave" (además, si se cabrea pues me lo dices y le meto una hostia), en la otra situación yo habría dicho que me había pillado mal y punto, me habría ahorrado lo del apalancamiento porque, como tú dices, ese chaval no era muy colega tuyo y si a mí alguien con quien no tengo mucha confianza me dice eso lo que entiendo es que no le salió del rizo ir a mi concierto y le da exactamente igual que yo lo sepa. En la primera situación la verdad era necesaria, en la segunda sobraba.

    Y otro caso sería el de la gente que se escuda en la sinceridad para justificar justamente lo contrario, la mala educación, pero ése es tema de otro post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, no es que me de igual que él sepa que no me salió del rizo ir. Habrá más conciertos y este me pillaba mal, estoy segura de que en su caso él habría hecho completamente lo mismo que yo y como soy empática me creo que los demás también lo van a ser, y confío en que mi verdad no le moleste. Verdaderamente me habría gustado ir si se hubiese dado otro contexto, y creo que se lo dejé claro. No sé, soy una incomprendida :(

      Eliminar
  8. Pues yo creo que siempre he sido de preferir la verdad cual puñetazo en el hígado, soy fan de la sinceridad, no sé porque no se practica más, es la única manera de saber con quien te relacionas realmente. Si eres sincero puedes tener mala memoria porque no tienes que recordar que mentira contaste, por nombrar una de sus ventajas.
    Otra cosa es no tener tacto, que a veces las personas confunden sinceridad con no tener delicadeza al decir las cosas, si alguien canta mal o le huele el sobaco no hace falta gritarlo a los vientos, si nos pregunta podremos decir algo así como "bueno, yo no acabo de apreciar tu canto", o "sí, algo fuerte si que huele tu sudor" No hace falta decir que canta peor que un gato siendo aplastado o que su sobaco haría palidecer a un orco.
    Sinceridad y tacto, me parecen dos virtudes excelentes con las que podrás aprender mucho, es una suerte rodearte de personas sinceras y consideradas.
    Vamos que escribo esto porque no puedo hacer +1 al comentario de Fle (Flis) Flusss, básicamente creo que hemos dicho lo mismo, salvo que me ha dado pereza leer todos los comentarios anteriores y me he puesto a escribir sin leerlos. Luego ya me he dicho, venga lee, no seas perro, y ya he visto que alguien ha opinado muy similar. Como dejar comentarios es positivo para tu blog pues ya lo dejo y tienes una opinión y comentario más a tu favor, y un +1 que luego pondré.
    Yo te incluiría entre mis amigos, sabría que cuando estés en un sitio será porque realmente quieras estar y no por educación :) Feliz día rizosa, disfruta la vida a tu manera! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que te agradezco comentar, aunque sea para decir que Flé es muy sabia. Porque lo es :)
      Muchas gracias, resalao!

      Eliminar
    2. Mancantao que me pongalnombrentero! jajajajajaja... con su Flis y sus Flus.
      Al final todos quieren sinceridad con tacto, siempre y cuando no sea muy dura. Hay veces que sale más a cuenta mentir que tener que dar explicaciones y a eso nos hemos acostumbrado, a soltar piedades mentirosas que no hacen daño. Ni bien.
      Besos!

      Eliminar
    3. Pero yo aquí no veo lo del amor blandito :P

      Eliminar
  9. la sinceridad es un bien apreciado y escaso en es días, por eso la sorpresa de los interesados. Yo siempre me imagino a las ovejas diciendo la verdad, no puedo imaginarmelas de otra manera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ovejas dicen la verdad sobre todo después de dos gintonicses, sí xD

      Eliminar
  10. También soy de las que pienso que está la sinceridad y luego la sinceridad mal entendida (vamos, lo que viene siendo la mala educación escudada en "es que soy tan sinceeeer@")

    En tu caso, no me parece que hicieras mal. Tu amigo te conoce perfectamente, son muchos años, no creo que le sorprendiera en absoluto que le dijeras la verdad de por qué no contestaste al teléfono en el primer momento.

    En el caso del chico del concierto? Pues a lo mejor, si no hay tanta confianza o como dices, no os conocéis desde hace tanto, a lo mejor con decirle que te pilló mal y que al próximo vas, pues tampoco le habrías mentido y a lo mejor no te sentirías un poco así... Que no lo sé, sólo es una idea :)

    Lo que no dudo basandome en lo que leo es que en ningún momento tu intención fue hacerles daño o molestarles. Y eso ya es importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser. En el caso del concierto, seguramente podría haberle dicho cualquier cosa y no ser tan gráfica, sí, pero es que soy una bocazas y no me paré a pensar. Pero de ahí a que se moleste, va un trecho, ¿no? Verdaderamente espero que no se haya molestado.

      Eliminar
  11. La sinceridad está sobrevalorada. Eso es así. No recuerdo dónde lo oí, pero era una anécdota de una conversación entre dos amigas

    - ¿Quieres que sea sincera?
    - No, quiero que seas educada.

    En mi opinión, que puedo estar muy equivocada y mira, ojalá lo esté, la mayoría de la gente en la mayoría de las ocasiones queremos que los demás sean educados. Ojo, a mí lo de la sinceridad me parece fenomenal, pero con la excusa de que "quien dice lo que siente ni peca ni miente" a veces es fácil que el que se llena de orgullo llamándose sincero no sea más que un maleducado. Es ese tipo de gente que te da opiniones que no has pedido con la excusa de que es más sincero que nadie.

    He tenido una experiencia fatal con alguien que me pidió sinceridad cuando esperaba oir lo contrario a lo que escuchó, y que luego me reprochó haber sido sincera y no haber dado apoyo...desde entonces mido mucho mi completa sinceridad. No me compensa.

    En un caso como el de tu amigo, me parece una sinceridad muy correcta. Es una situación cero urgente y con una persona de toda confianza a quien le puedes decir sinceramente que en ese momento preferías hacer otra cosa. Pero hay otros casos en los que igual es mejor ser educada, acercándose lo máximo posible a la verdad. Mejor para el que escucha, que no escucha algo que en realidad no quiere oir, y para el que habla, que ni hace sentir mal a nadie ni se pone en un aprieto.

    No sé, ante la pregunta "¿Has visto qué vestido más mono me he comprado?" yo prefiero ser educada a ser sincera, porque no me va nada. Si una amiga me pregunta por su novio lo normal es que le diga que me parece todo estupendo, porque no merece la pena el problema y ella quiere que yo le quiera...y a mí debería bastarme si ella le quiere. Si no quiero ir a una boda es mucho más fácil decir "oh, qué mala suerte, se casa mi prima pichiruchi". Es egoísta y fatal, pero no haces sentir mal a nadie. Salvo que te sientas mal tú misma por no haber sido sincera.

    Lo de la completa sinceridad es un animal mitológico, no creo que ninguno vaya por la vida soltando verdades porque claro, "es que si no lo digo, miento", no me lo creo. Y ahora viene un prejuicio, la mayoría de las personas que conozco y que se autoproclaman "oh, soy tan sincera", son unas maleducadas. Tú no lo eres. Porque además de buena educación y sentido común, creo que tienes en cuenta si puedes herir a otro con lo que dices.

    La sinceridad es como la opinión, que es como el culo. Todos tenemos uno. Pero yo no le enseño el culo a cualquiera. Ni soy sincera totalmente con cualquiera. Tampoco creo que tú lo seas en cualquier situación y con cualquier persona. Ni creo que esperes sinceridad total por parte de todo el mundo. En mi caso, ni la espero ni la quiero. De todo el mundo y en todo momento, no.

    Vaya chapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, aunque estaba temiendo tu comentario por si de verdad creías que yo era una maleducada, me alegro millones de leerlo porque estoy bastante de acuerdo. NADIE ES COMPLETAMENTE SINCERO AL 1005. Y quien lo asegure ya está soltando un farol.
      Yo a veces pongo excusas, como todo el mundo. A veces es más importante el cariño que le tengo a alguien a llevar razón, pasa lo mismo que cuando pides perdón. Qué mas da si un vestido le sienta como el culo, si ella está toda contenta y emocionada, quién soy yo para quitarle la ilusión, ¿Dior?

      Otra cosa es que me pidan mi opinión porque de verdad la necesiten. Y entonces intento ser sincera, pero siempre tratando de no herir a nadie.

      Por eso me sentía tan mal cuando escribí este post. Porque yo les respondí con sinceridad, pero sin pretender pasarme sus sentimientos por el forro.

      Gracias, bonica. Y a ver si te van a echar del curro por mi culpa xD

      Eliminar
    2. Al 100%, quería desir. Y ya.

      Eliminar
    3. Tened en cuenta también el caso de la persona a la que nadie le pregunta nada y da su opinión sin venir a cuento y de mala manera, intentando disfrazar esa mala educación de sinceridad (por ejemplo, el caso de una "amiga" que, al llegar yo al lugar donde habíamos quedado, me saludó con un "Que fea esa camiseta, te queda horrible", y tras reprocharle ese saludo, se defendió con un "Solo estoy siendo sincera, es mi opinión"). Si no te preguntan tu opinión, no sientas la necesidad de ser "sincero" ofendiendo a la gente.
      En este caso, no veo nada malo en tu sinceridad en ninguno de los dos casos que has expuesto. Pero como dice Bich "Lo de la completa sinceridad es un animal mitológico, no creo que ninguno vaya por la vida soltando verdades porque claro, "es que si no lo digo, miento", no me lo creo". Y cada caso es diferente y también lo son las circunstancias... Yo, personalmente, prefiero que la gente sea sincera en su respuesta cuando pregunto algo, porque si lo hago es para saber su opinión real, pero claro, cada persona es un mundo.

      Eliminar
    4. Sí, esas son las peores! A veces alguien te ofende y tú te lo tienes que comer con papas porque oye, es que ha sido sincero. Anda y vete a cagá xDDDD

      Eliminar
    5. Se dice "vete a cagá a la vía" que sino luego pasa lo que pasa....

      Eliminar
  12. Voy a opinar antes de leer comentarios para no dejarme influir :P

    Yo tengo el mismo "problema" si me preguntas algo te contestare con mi verdad, y si no te gusta la respuesta quizás no tendrías que haberme preguntado. Si tengo que decir algo te lo diré, no soy de las que luego se arrepienten de haberse callado, tampoco soy de las que se arrepienten de no haberse callado, normalmente cuando digo algo suelo ser muy consciente de lo que digo.

    Pero como ya dicen que sabe más el diablo por viejo que por diablo, los años me han enseñado que hay gente que no está preparada para la sinceridad, y por ello voy a darte el consejo que me dio hace años mi abuela y que de verdad funciona.

    Antes de decir lo que sea añade "No te sepa mal lo que te voy a decir pero " y a continuación dices lo que tenías pensado decir. De verdad que parece una tontería pero la gente ya no se lo puede tomar a mal.

    Ejemplo: No te sepa mal lo que te voy a decir, pero es que me avisaron tarde, estaba en pijama y me dio una pereza brutal ir.

    Oye y de verdad que no se enfadan!! (o si se enfadan se joden pq tu ya has avisado!)

    Claro que te puede pasar como le pasaba a mi abuela, que cuando me venía con el "no te sepa mal lo que te voy a decir" más de una vez le soltaba "¡NO! No me lo digas que se que me va a sentar mal" y la pobre se quedaba con las ganas de decirme lo que fuera :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te sepa mal lo que te voy a decir, pero tu abuela era una crack xDDDD Esa táctica, junto con la que me dijo a mí hace años mi tío, para rechazar a posibles pretendientes que no me convenían: "tu di que lo sientes, pero que estás indispuesta", son mano de santo :DDD

      Eliminar
  13. Muy fan del comentario de Bich, no puedo decirlo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que este blog está lleno de personas sabias, joeres. Mira que os tengo que queré.

      Eliminar
  14. Eh, acabo de leer esto: no me ofendió para nada, ¡obviamente estaba de coña! Si uno tuviera que enfadarse por toda la gente que no te escucha / lee / aplaude... Me hizo mucha gracia la respuesta precisamente porque la gente se suele inventar anécdotas de lo más creativas con tal de no decir simplemente "no me apetece" xD

    ResponderEliminar