12 octubre 2010

Traumatizados

A los críos de hoy en día los educan como si fuesen de mantequilla. En el colegio son intocables, en casa la culpa de todo la tienen los padres y como les levanten la voz o les den un cachete les crean traumas a sus descendientes y ya desde que nacen los acostumbran a tener de todo  cuanto quieran, sin tener que luchar por nada.
Con todo esto lo que conseguimos son niñatos malcriados que se creen dioses, que no se asustan por nada y que no conocen la palabra respeto.

Pues bien, en mis tiempos las cosas eran muy pero que muy distintas. Seguro que todos habéis leído ya ese fantástico e-mail en el que se muestra cómo los de mi generación crecimos con las rodillas ensangrentadas a base de hostias en los columpios, de padres furiosos que nos daban cachetes en el culo si hacíamos algo mal y de profesoras que nos infundaban un profundo respeto y que nos ponían de cara a la pared sin miramientos cuando obrábamos de forma incorrecta.
Yo voy más allá. En mis tiempos, incluso las películas para críos eran diferentes:

-Bambi / el rey león: El que diga que no se ha emocionado con la muerte de la mamá de Bambi o el papá de Simba, es que no tiene corazón. Ya con cinco años tuvimos que saborear lo amargo de la muerte de alguien tan importante para nosotros, y al menos yo me sentí desolada y traumatizada metiéndome en la peluda piel de Bambi... recuerdo que tuve pesadillas y todo, en las que unos cazadores disparaban a mi mamá.  Cruda película, pero real como la vida misma.

-La cenicienta: con ella aprendimos lo que significa la palabra esclavitud, y empezamos a darnos cuenta de lo machista que es nuestra sociedad: la mujer es la que limpia y vive sumida en la pobreza y los hombres viven en palacio hasta que uno te elige para casarte con él a cambio de riquezas y te salva.

-Blancanieves: Puta envidia. Nos corroe y nos hace incluso asesinar a nuestra familia. Las mujeres son arpias despiadadas que harán lo imposible por destacar, y si eres más guapa que tus enemigas... irán a por ti. De nuevo tu única salvación será un macho. O siete. Aunque sean pequeños.

-La Bella Durmiente. Raptar a una niña está bien siempre que esté amenazada de muerte. Te la llevas al bosque lejos de su familia, la tienes aislada del mundo durante 16 años (ni tele, ni más niños ni cole ni nada, como hicieron con Natasha Kampuch) rezando porque nadie se de cuenta ni de parte del secuestro. Al final, eso sí, todo se sabe... así que si algún día tenemos que secuestrar a alguien es mucho mejor que sea con el consentimiento del rey. Por cierto, al final también la salva el macho alfa montando su corcel.

-La Sirenita: esta creo que fue cruel, cruel. Es decir: una chica lo deja todo por amor... pero todo, todo, hasta su cola de pez y su voz. Diosmío, y yo que me creía muy valiente por mudarme de ciudad para estar con mi amado... Claramente todo vale en el amor... así que si algún día tenéis que luchar por alguien a quien queréis, no dudéis en cortaros una pierna o vender vuestros riñones si es necesario. El amor es trágico y duele, y cuando te enamoras tienes que dejarlo todo atrás si quieres que funcione.

-Aladdín: No te preocupes, niño. Los milagros existen, las mentiras son malas y es mucho mejor ser sincero siempre. Si eres un pobre miserable que no tiene donde caerse muerto, algún día tendrás la suerte de encontrarte una lámpara mágica que te concederá todos tus deseos y te acercará a la gloria.
Ah, ¿que los genios no existen y que sólo triunfa una minoría? ¡Miente, que todo son patrañas!
Por cierto, si eres un millonario seguro que vives cansado, aburrido y amargado en tu palacio... mola mucho más la vida de la calle, claro... escápate, busca una salida, ¡vive tu vida en libertad! Vamos, Enrique Iglesias, te animo a que te busques un pisito en las 3000 viviendas para ser feliz.

-Tarzán: Me río yo de esas series actuales que consideran tan duras y crueles: en Tarzán el malo es asesinado sin compasión de una forma terrible... que aprendan los chavales lo que es la justicia, coño. ¿Ers malo? Pues muere, y con dolor.

-la Bella y la Bestia: Mujer, deja ya de pensar en tu príncipe azul guapo y musculoso: el hombre, como el oso, cuanto más peludo más hermoso. No importa si no te pone nada, lo importante es que te cuide y te mantenga en su mansión. ¿Que es un poco bestia y a veces se le va la mano? Anda ya, seguro que tiene buen fondo y que sólo era un mal día. Resígnate: tu vida gira en torno a la búsqueda del hombre. Si uno te elige como su hembra, tienes que dejarlo todo por él y aguantar lo que sea. Algún día aprenderás a quererle y le verás guapo y todo.

-Mulán: al principio parece ser la única película de Disney feminista, pero no: cuando la prota encuentra varón y se casa, deja de vestirse como a ella le gusta (vaqueros, camisetas y deportivas) y vuelve al vestidito de la señorita perfecta.

-Dumbo: otra cruel muestra de realidad: si eres orejón o raro o cuatroojos o tienes la nariz de pollo, acabarás trabajando en un circo como única salida o te pondrán motes en el cole. Asúmelo: nunca serás fuerte ni podrás superarlo, sino que arrastrarás tus complejos toda la vida y verás cómo tu madre sufre por tu culpa.

-Pinocho: creo que no hace falta que os cuente la moraleja de esta peli, pero por si acaso: si eres un muñeco de madera no mientas porque te crecerá la nariz y tu conciencia en forma de grillo se chivará al hada azul. Si eres un niño de verdad haz lo que te de la real gana, que total, las hadas no existen y a ti no te crece esa parte de tu anatomía jamás.

-Alicia en el País de las Maravillas: Niños, drogarse mola. Verás cartas con lanzas y escudo, orugas fumetas y gatos que hablan.

-Mary Poppins: aquí vimos un claro ejemplo de lo que molan las drogas, pero comprendimos que están mal vistas por la sociedad y que si alguna maestra o cuidadora nos ofrece caramelitos de la risa, es mejor no aceptarlos delante de nadie o la despedirán y nos quedaremos sin camello. Como la vida misma, de nuevo.

-Pocahontas: Por fin, la primera mujer con dos webs bien puestos de la historia del cine infantil. No necesita varón para ser feliz en sus montes, con sus amigos los animalitos. Al final le da calabazas al rubiales que intenta llevársela pa su tierra, con lo que aprendimos que las mujeres fuertes y decididas prefieren estar con animales que con hombres. O eres una pava dependiente, o eres una tia bien plantá pero sola. El hombre se hizo para llevar los pantalones en la relación, y si no, no hay relación. A tomarporculo.

-El jorobado de Nôtre Dame: El que no haya sentido verdadera lástima por el jorobado se merece lo peor. Qué crueldad, qué forma de decirnos que si eres feo  la chica se irá con el musculitos y tú no te comerás un rosco... vamos que la peli tenía razón pero, ¿es necesario quitarnos la ilusión a los menos agraciados desde niños?


Podría seguir y seguir con muchas más películas sin necesidad de salir de la factoría de Mickey Mouse, pero mejor lo dejo aquí porque estoy recordando viejos traumas...

Que dejen ya de prohibir a los críos ver Futurama o los Simpsons o Padre de Famila, joer. Lo que tienen que hacer los padres es esconder las pelis de Disney, por si acaso.

7 comentarios:

  1. Un sincero admirador10/12/2010 2:16 p. m.

    No te incluyas en el grupo de los menos agraciados, que tu estás para comerte de arriba a abajo y repetir! Por cierto he olvidado por completo quién era el malo de Tarzán. ¿Su sastre quizás?
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por joderme el final de Pocahontas.

    ResponderEliminar
  3. Creo que en general la sociedad se ha endurecido, ahora este tipo de películas familiares pero con lados chungos serían directamente películas chungas, sin ningún tipo de moral, aptas para esta generación de chulos que se nos viene encima.

    Yo desde aquí opto por estas películas alternativas.

    Bambi/El rey Leon: Claramente sería la biografía de algún narcotraficante apodado "La Bambi", jefe de un cártel de nuevo leon; y la gente no se despertaría pensando que disparan a su mama, sino a su mama y a toda su familia.

    La cenicienta: Sería la historia de una superviviente islandesa que tuvo que atravesar parajes inhóspitos después de la erupción del Eyjafjallajökull, recubierta en ceniza. Trágica historia de alguien que lo perdió todo.

    Blancanieves: El día a día de un adicto a la cocaína.

    La bella durmiente: Puesta en escena de la generación Ni-ni, donde la hija de un matrimonio obrero, de unos 24 años duerme hasta las 5 de la tarde y ni busca trabajo ni quiere hacerlo.

    La sirenita: Una película de delincuencia callejera donde los maleantes salen despavoridos cada vez que ven a la pasma con la sirenita encima del coche.

    Aladdin: Entramos en el terreno del porno más duro, con la protagonista de la película pidiendo al Aladdin de turno que 'no pare de frotar'.

    La bella y la bestia: Película poligonera donde la Jenny más reshula del barrio sale con el más macarra. Con la misma temática que pusiste tú, y ese trasfondo en el amor: Le quiero porque me gusta su moto, y yo a ella porque está buena.

    Mulan: Película sobre las maras y sobre las reinas de los grupos latinos, las mulatas, donde ellas alcanzan el poder acostándose con el macho alfa más alfa del lugar. Ah! estoy con el más malote!

    Dumbo o El orejas: Trágica película sobre la vida y desenlace de un pobre vendedor de droga callejero, que echa a perder la vida de unos cuantos por la droga y acaba tirado en la cuneta de una autopista por un ajuste de cuentas.

    Pinocho: Segunda porno de la lista. Célebre es la frase: "Mienteme pinocho, mienteme!"

    Alicia en el país de las Maravillas: Dura historia que transcurre en un hotel abandonado en Las Maravillas, Mallorca, donde Alicia se inyecta caballo todos los días para eludir su triste realidad. Prefiere ver cartas con picas y reinas decapitadoras, que su propia imágen escuálida, desdentada y que apenas puede sostenerse en pie.

    Mary Popper: Ascenso de una nueva reina que vendía popper. Algunos decían haberla visto volar con un paraguas; supongo que los mismos que veían elefantes fosforitos o a Xena dando el telediario.

    Pocojuntas: Secuela de sin tetas no hay paraiso; primero no le gustaba porque no tenía tetas, y tras la operación porque se las dejaron separadas. Aquí ya no sale el Duque, sino el Chorreras, un narcotraficante adicto al vestuario con las clásicas chorreras de los 70, pero volverá locas a las niñas igualmente, que ser malo tiene tirón.

    y por último, la historia de un tío que no pagó sus deudas y al que mandaron a buscar a su cutre-finca que en un intento de parecer majestuoso había llamado como cierta catedral francesa. Ahí lo encuentran y le dan pal pelo; obviamente, El jorobado de Notre Damme.


    Ains... y pensar que en el wow nos vienen ahora los Ferocanis... qué miedo me da!


    Por cierto, me encantó tu análisis y me gusta la valentía de la sirenita... con dos piernas!... si quieres algo, go for it! encima le salen dos piernas y todo para ver a su amado. Si me saliesen a mí para ver a la mía tendría cuatro... no veah si iba a correr detrás de ella :DDD

    ResponderEliminar
  4. Y eso que no te metes con los cuentos clasicos como Hansel y Gretel y Caperucita Roja...

    precisamente por eso somos medio normales, porque no nos han escondido nada


    Me has deprimido, cari


    Besooooos

    ResponderEliminar
  5. A mí de pequeña me aterraba esta escena de "La bella durmiente" en la que va subiendo las escaleras como hipnotizada.Tengo 25 años y todavía me acojona un poco...a los niños de ahora se la suda todo.

    ResponderEliminar
  6. Primero de todo, mola tu blog :3 he estado leyendo un poco por ahí y por aquí y solo puedo decir que hay opiniones positivas :3

    Segundo, en mi blog controlo yo los comentarios, así que no desesperes si ves que no se publican xD

    ¡Te pongo en RSS!

    PD: A mi la película que más me traumatizo de pequeña fue Pesadilla antes de Navidad. ¡Pero básicamente porque no entendía NADA!

    ResponderEliminar
  7. Los niños de ahora están tan protegidos del trauma que los que acaban todos traumatizados son los padres de las criaturas...

    Respecto a Disney, qué quieres que te diga, a mí nunca me gustó. Será porque por la época en que mis compañeros de clase iban a la sesión matinal del domingo a ver eaas películas yo ya leía novela negra clásica, Dashiell Hammett por decir solo un nombre, y aunque reconozco que en aquellas primeras lecturas no entendía la mitad de la mitad, las tramas Disney como que no me parecían serias...

    Vaya, releyendo, reconozco que este comentario queda de pedante gafapasta de primera clase.

    Y sin embargo, es estrictamente cierto...

    ResponderEliminar