27 enero 2007

A las 7:05 exactamente

Todas las mañanas repito los mismos movimientos como un ritual, como si mi cuerpo fuese una máquina cuya labor fuese ejecutar las mismas acciones a diario. Es una de mis manías: ponerme siempre primero el calcetín y el zapato derecho, guardar el móvil en el bolso nada mas ponerme en pie, recogerme el pelo antes de lavarme los dientes, tomarme el café justo antes de ponerme el abrigo y salir zumbando o intentar llegar siempre a la parada del autobús a las 7:05 a.m. exactamente.
Y a veces me gusta comprobar que no soy el único animal de costumbres del planeta. Cada mañana, (a las 7:05 exactamente) en la parada donde cojo el autobús hay una pareja de novios que, supongo, tienen la manía de intentar llegar a las 7:04 todos los días.
Como ya somos casi conocidos, cuando paso junto a ellos para colocarme en la fila de gente que espera les saludo con la mano y les sonrío, puesto que no hay nada que me alegre más el día que la primera sonrisa de la mañana. Ellos me devuelven la sonrisa y continuan charlando ajenos al resto del mundo hasta que llega el autobús. Entonces el muchacho le coje de la mano con los ojos tristes, le da un beso dulce y sincero en los labios y le dice: "hasta luego"... Ella se gira mirando hacia el suelo, se monta en el autobús y le observa por la ventanilla hasta que el autocar está demasiado lejos como para verle.
Reconozco que soy un poco cotilla y que la primera mañana que les vi despedirse, con tanto amor y tanto cariño, pensé que no se volverían a encontrar en mucho tiempo y que por eso los dos tenían esas miradas tan mustias. Pero a la mañana siguiente allí estaban otra vez, puntuales, así que tuve que quedarme con la idea de que quizá, cuando se ama, cualquier despedida es triste.

Ayer hacía mucho frío. 2 grados centígrados, dijo el señor del tiempo por la radio mientras me ponía dos pares de calcetines uno sobre otro (el derecho primero y después el izquierdo). Me puse el chaquetón y salí de camino a la parada pensando en lo bonita que estaría Málaga si nevase alguna vez y todo se cubriese de blanco, como en las películas. Y cuando mi reloj marcó las 7:05 y me coloqué al final de la cola de la parada del autobús... les vi. Bueno, en realidad le vi a él, rodeando con su propio abrigo a la chica que, acurrucada en su regazo e inmóvil, tan sólo enseñaba los pies por debajo. Los dos quietos y en silencio, ausentes, como si la vida que giraba y paseaba a su alrededor no tuviese nada que ver con ellos. Tan sólo estaban él, ella y los 2 grados de temperatura tras el abrigo.
Le saludé a él con la mano y la sonrisa, como de costumbre, y me devolvió el saludo esta vez con un ligero castañeteo de dientes. Ella no me vio, claro, puesto que seguía envuelta por el abrigo y los brazos de su novio y no parecía dispuesta a volver a la fría realidad matutina.

El autobús tardó cinco minutos más de lo habitual, y con éllos todos los que estábamos allí nos pusimos a protestar, a quejarnos por el frío y a poner verde el sistema de transporte público malagueño. Todos menos ellos dos, que hubiesen podido continuar en su posición de estatua cariñosa hasta el fin de los tiempos, bajo nieve o huracán.

Cuando por fin el autobús llegó y los presentes fuimos entrando uno a uno, me giré para observar cómo él besaba a su amada en la frente para sacarla de su estado de hibernación, le decía algo al oído con los ojos más cariñosos que he visto jamás y le abrochaba el último botón de la chaqueta. Ella le dio un beso en los labios, agradecida, y le regaló el "hasta luego" más triste de la Galaxia justo antes de separarse.
La chica subió al autobús detrás de mí y se sentó a mi lado, en la ventanilla, para poder seguir observándole mientras nos alejábamos camino del centro. Él todavía tuvo tiempo de lanzarle otro beso antes de cerrarse su abrigo y volver a donde quiera que pase su día.... sin ella.

No lo saben y seguramente ni sospechen ser importantes para nadie... pero gracias a ellos vuelvo a tener fe en el amor.

14 comentarios:

  1. Yo hace tiempo que perdí la fe en el amor. Ahí uno de los dos le está poniendo los cuernos al otro, fijo.

    ResponderEliminar
  2. Yo hace tiempo que perdí la fe en el amor. Ahí uno de los dos le está poniendo los cuernos al otro, fijo.

    ResponderEliminar
  3. ultimamente ya no tenemos tiempo para fijarnos en pequeños detalles como esos...

    a pesar de todo... yo jamás he perdido la fe en el amor... aunque siga sin recibir correspondencia

    :******

    ResponderEliminar
  4. Yo creo en el amor.
    A saber lo que es realmente, cada uno lo siente y expresa de un modo distinto a cualquier otro...; otros, lo sentirán y expresarán de un modo distinto si alguna vez gozan de esa suerte. Yo no hace mucho tenía un pensamiento bastante claro de lo que el amor me tiene dispuesto, y ahora vuelvo a mantenerlo: no lo conocere nunca en estado pleno. Digamos que creo en el amor xq no se pueden tener momentos de melancolía añorando conocer algo q no existe. En lo q no creo es en la generosa y sincera correspondencia de este. Creo que no cuento nada nuevo, ya te lo conté hace un tiempo. Otro bonito tema filosófico del q podría tirarme hablando horas, pero a la gente no suele gustarle la filosofía :P

    Saludos a todos ^^.

    ResponderEliminar
  5. El amor no existe y estoy de acuerdo con Albret: Huele a cuernos. :D

    ResponderEliminar
  6. mmmm ¡El amor! El amor existe y está en todas partes... yo amé taaaanto a mi novia,y amé taaanto a mi novio, amé taaaanto a mi amante, e incluso ameé taaanto a una hermana de mi amante... y todo fue taaan especial y taaaan amoroso... hasta que uno de ellos se fué de la lengua...UU

    ResponderEliminar
  7. El amor existe como cualquier otro sentimiento, otra cosa es que no sepamos encontrarlo dentro de nosotros mismos o que no haya llegado nadie q sepa sacarlo de ti.
    Yo sigo teniendo la idea de que es bonito, pero la proxima vez que me enamore y me correspondan sera con cabeza y corazon, no enamorarme a cualquier precio xD Tal vez eso quiera significar vivir solo, pero prefiero pagar ese precio aunque echo de menos ese sentimiento alguna que otra vez, pero ahora tengo un nuevo amor y ese soy yo, me quiero :)
    La verdad es que cuando se ve una parejita asi uno no puede ocultar una sonrisa de felicidad.
    Espero q sigas viendolos por un buen tiempo ^^

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que eso es bonito :D y me parece triste perder la fe en el amor. Sin ir mas lejos tengo amigos q me demuestran lo contrario a diario con sus relaciones. Se les ve muy bien y creo q es sincero. Creo q el amor existe pero lo que puede hacer que esta fe desaparezca son disgustos y golpes que llevas en la vida, y que hacen que defensivamente (para intentar no llevar mas) dejes de lado esa ilusion o esa creencia.
    Creo q el que no arriesga o el que no se equivoca no triunfa nunca. Asi que,,, si se me permite la licencia:
    arriesgaos a equivocarse jeje ^^

    ResponderEliminar
  9. Bea, el amor es una cosa muy bonita que tenemos que vivir siempre que estemos junto a una pareja que respetemos y estemos feliz junto a El o Ella. megustaría que nos conociéramos, ¿Quieres que este finde coga un tren a Málaga y nos vemos? Me encantaría pasar el finde contigo.
    ¿Cojo una suitte, en el NH? y nos perdemos el finde. Te quiero Julio

    ResponderEliminar
  10. Lo siento, Julio(Madrid). Te agradezco tu generosa oferta de fin de semana a todo lujo... pero es que yo soy un alma libre xDDD Aparte, que yo no me voy a una suite con nadie hasta la noche de bodas... tradicional que es una, chico. Ale, a cuidarseee

    ResponderEliminar
  11. Bea eres una provocadora, le estas diciendo indirectamente que te pida matrimonio… les hay con suerte ains xD

    ResponderEliminar
  12. ¡Joé!, y yo que iba a dejarte una preciosas palabras sobre el amor y lo maravilloso que es encontrarlo y me ha despistado tanto Julio...Eso si, no esperes a la noche de bodas, mi niña, que una vez abierto es más difícil devolver la mercancía...¡Besos!

    ResponderEliminar
  13. ... y por lo general, la garantía no cubre defectos de fábrica...

    ResponderEliminar